CÓMO PREVENIR LAS ENFERMEDADES RENALES

10 consejos para reducir la posibilidad de desarrollar disfunción renal.

La insuficiencia renal crónica, también conocida como enfermedad renal crónica, es una enfermedad silenciosa y bastante común, a pesar de recibir muy poca publicidad y ser desconocida para la mayoría de la población.

En este artículo vamos a explicar cuáles son las medidas que efectivamente ayudan a prevenir la enfermedad renal crónica. No vamos a hablar sobre dietas milagrosas, remedios naturales, tratamientos alternativos o cualquier otro tipo de medida que no se basa en estudios científicos serios.

Epidemiología de la enfermedad renal crónica

Algunas estadísticas nos ayudan a comprender la importancia de la enfermedad renal crónica:

  • Alrededor del 10% de la población mundial tiene algún grado de lesión renal.
  • La enfermedad renal crónica afecta cada 1 a cada 5 hombres y 1 a cada 4 mujeres entre 65 y 74 años.
  • En el grupo de edad mayor de 75 años, 1 a cada 2 personas sufre de insuficiencia renal crónica.
  • 1 a cada 3 personas tiene factores de riesgo para el desarrollo de enfermedad renal crónica.

Por lo tanto, aunque desconocida de la población, la insuficiencia renal crónica es tan común que cerca de 1/3 de la población está en riesgo.

¿Cuáles son las principales causas de la enfermedad renal crónica?

Docenas de enfermedades pueden causar daño renal, pero aproximadamente ocho de ellas son responsables de la mayoría de los casos en los adultos, a saber:

Además de las enfermedades mencionadas anteriormente, hay varios otros factores de riesgo para la enfermedad renal crónica, como obesidad, tabaquismo, enfermedades cardiovasculares, colesterol alto, hiperplasia de la próstata, edad avanzada, historia familiar de enfermedad renal, etc.

Entre estos todos factores, la avanzada edad, la diabetes y la hipertensión arterial son los factores que más están asociados con la enfermedad renal crónica.

¿Cómo prevenir las enfermedades de los riñones?

No hay ninguna receta mágica o milagrosa para la prevención de las enfermedades renales. No hay ningún alimento, planta, hierba o terapia que aislado ayude a impedir que una persona  desarrolle enfermedad renal.

La prevención de la enfermedad renal pasa obligatoriamente por el control de los factores de riesgo. Hay factores de riesgo que pueden ser evitados, como el consumo de medicamentos nefrotóxicos, otros que pueden ser controlados, tales como hipertensión arterial, y también están los que no hay nada que hacer, como es el caso de la vejez y los antecedentes familiares. Nadie puede detener el envejecimiento y no se puede cambiar su carga genética.

Vamos a hablar de algunos de los principales factores de riesgo para la enfermedad renal crónica que se puede prevenir o, al menos, controlar:

1. Controlar la presión arterial

Tener presión arterial persistentemente por encima de 140/90 mmHg es uno de los más importantes factores de riesgo para la lesión renal. Cuanto mayor es la presión, mayor es el riesgo.

Además del tratamiento con medicamentos, la hipertensión también puede ser controlada mediante una dieta baja en sal, ejercicios físicos, control de peso corporal y moderación en el consumo de bebidas alcohólicas. Evitar el cigarrillo también es importante.

2. Controlar los niveles de glucosa en la sangre

La diabetes es la principal causa de insuficiencia renal crónica en el mundo. Cuánto más descontrolada está la diabetes y cuánto más años de enfermedad tiene el paciente, mayor es el riesgo de lesión renal.

No se puede curar la diabetes, pero ella puede ser controlada. Actualmente, se recomienda que los pacientes con diabetes deben tratar de mantener la hemoglobina glucosilada inferior al 7%.

3. Evitar medicamentos que son perjudiciales para los riñones

Algunos medicamentos muy populares pueden ser fármacos nefrotóxicos, es decir, tóxicos para los riñones. Los más comunes son antiinflamatorios. El consumo de cualquier antiinflamatorio con tanta frecuencia y durante períodos prolongados puede causar daño renal.

Otros fármacos que pueden causar daño renal son el antibiótico gentamicina, el litio, aspirina (dosis superiores a 500 mg) y ciclosporina.

Hay evidencias crecientes de que los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, esomeprazol, lanzoprazol, etc.) pueden causar daño renal si se usa crónicamente.

4. Controlar los valores del ácido úrico

Niveles muy altos de ácido úrico, principalmente por encima de 10 mg/dl, se asocian con un mayor riesgo de lesión renal, especialmente si el paciente tiene gota. Por lo tanto, el control del ácido úrico, ya sea a través de medicamentos o con una dieta baja en purinas, es un paso importante.

5. Evitar el cigarrillo

Los individuos que fuman tienen un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia renal crónica.

6. Mantener un peso saludable

La obesidad también está asociada con un mayor riesgo de enfermedad renal crónica. Todos los individuos con un IMC superior a 30 kg/m ² deben buscar bajar de peso.

7. Hacer el examen de próstata

En los hombres con más de 60 años, la hiperplasia de la próstata puede ser una causa de enfermedad renal, por lo que una evaluación de los urólogos es importante.

8. Hacer pruebas de sangre y orina

Como la insuficiencia renal crónica es una enfermedad silenciosa, es importante detectarla temprano. El examen de orina y la determinación de la creatinina de la sangre son las únicas maneras de detectar la enfermedad renal en fases asintomáticas. Explicamos estos dos exámenes en detalles en los siguientes artículos:

9. Consultar un médico nefrólogo

Si tienes una fuerte historia familiar de enfermedad renal, visita al médico nefrólogo para que puedas hacer un chequeo, con el fin de identificar los primeros signos de problemas renales.

Si tienes infección urinaria de repetición o cálculos renales frecuentes, también está indicado un seguimiento con el médico nefrólogo.

10. Evitar el consumo de fruta estrella (carambola)

La fruta estrella es una fruta rica en oxalato, que es una sal que puede depositar en los riñones y causar lo que llamamos nefropatía por oxalato.

Hay casos descritos de insuficiencia renal aguda en personas que consumen aproximadamente 1 litro de jugo o ingirieron 10 piezas de fruta estrella en un intervalo de 24 horas.

Situaciones en que no existe prevención

No siempre es posible prevenir la lesión renal, por más saludable que seas. La enfermedad renal a menudo tiene un fuerte componente genético que no se puede eliminar. Este es el caso, por ejemplo, de la enfermedad de riñón poliquístico. Si heredas de un de los progenitores el gen mutante que causa quistes en los riñones, no hay nada que se pueda hacer.

Otra situación que no suele ser prevenible son los casos de glomerulonefritis. Este grupo de enfermedades de los glomérulos frecuentemente se origina en problemas del sistema inmunológico que aún no entendemos muy bien. Por más que lleves un estilo de vida saludable, puedes desarrollar una enfermedad glomerular sin causa aparente. Muchas veces los pacientes con glomerulonefritis son jóvenes y previamente sanos.

También podría gustarte