TENIASIS Y CISTICERCOSIS – Ciclo, Síntomas y Tratamiento

La tenia es un parásito intestinal que afecta a millones de personas alrededor del mundo y puede alcanzar hasta 7 metros de largo dentro de nuestros intestinos.

La teniasis, popularmente conocida como lombriz solitaria, es una verminosis causada por los parásitos Taenia solium o Taenia saginata, que son gusanos platelmintos de la clase cestoda.

La cisticercosis también es una enfermedad causada por estos parásitos; sin embargo, a diferencia de la teniasis, que es causada por gusanos adultos de la Taenia solium o Taenia saginata, la cisticercosis es una enfermedad causada solamente por la larva (cisticerco) de la Taenia solium.

La teniasis y la cisticercosis son enfermedades totalmente diferentes con síntomas, ciclo de vida y diferentes tratamientos.

Qué son la Taenia saginata y la Taenia solium

Hay 32 especies de tenia, pero solamente dos de ellas son capaces de causar enfermedad en seres humanos: Taenia saginata y Taenia solium. Recientemente, una tercera especie de tenia, llamada Taenia asiática, se identificó en algunos seres humanos en el sudeste asiático.

Las tenias son gusanos grandes de cuerpo plano que pueden alcanzar varios metros de longitud. La Taenia saginata es un gusano más grande y puede llegar hasta 25 metros de largo, aunque la media sea de 5 metros. Ya la Taenia solium suele medir entre 2 a 7 metros.

La lombriz solitaria es un parásito que puede encontrarse en prácticamente todos los continentes. Se estima que, en todo el mundo, unos 50 millones están infectados con la Taenia solium o Taenia saginata.

El apodo solitaria proviene del hecho de la teniasis ser un parásito generalmente causado por solamente uno gusano. En algunos casos, sin embargo, el paciente puede ser parasitado por más de una tenia.

Ciclo de vida de la tenia

Los seres humanos son los únicos hospederos definitivos de T. saginata y T. solium. Loa ganados son los hospederos intermediarios de la Taenia saginata y los cerdos son los hospederos intermediarios de la Taenia solium.

Ciclo de vida de la tenia
Ciclo de vida de la tenia

El ciclo de vida de la teniasis comienza cuando un ser humano infectado evacua en un lugar sin saneamiento básico y libera para el medio ambiente huevos o proglótides embarazados (segmento del cuerpo de la tenia que contiene órganos reproductivos) mezclados a las heces. Una vez en el suelo, estos huevos de la tenia pueden sobrevivir durante días a meses, dependiendo del clima. Las vacas, en el caso de T. saginata y los cerdos, en el caso de T. solium, se infectan otra vez por comer vegetación contaminada con huevos o proglótides embarazados.

En el intestino de estos animales, el embrión de la tenia libera el huevo, invade la pared intestinal y puede alcanzar el torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, el embrión viaja hasta diversos órganos como cerebro, ojos, corazón y músculos, donde se desarrollan en la forma de cisticerco. El cisticerco contiene alrededor de 0,5 a 1 cm y puede sobrevivir en el músculo de los animales bovinos y porcinos durante muchos años.

Los seres humanos se infectan por ingestión de carne cruda o mal cocida que contiene cisticercos. Después de ser ingerido, al llegar al intestino humano, el cisticerco utiliza sus ventosas y ganchos para adherirse a la mucosa. Una vez establecido en el intestino, el parásito puede completar su ciclo de vida, convirtiéndose en un gusano adulto dentro de 2 meses.

La mayoría de las personas presenta solamente una tenia, llamada lombriz solitaria, pero si hay una gran cantidad de ingesta de cisticercos, es posible que el paciente desarrolle más de un gusano adulto a la vez.

La tenia es un gusano que tiene órganos sexuales masculinos y femeninos en sus proglótides, pudiendo quedarse embarazada sin la necesidad de una pareja. La tenia tiene alrededor de 1000 proglótides que, al quedarse embarazadas, se separan del cuerpo del gusano y son liberadas en las heces. Cada uno de estos proglótides puede producir entre 50.000 y 100.000 huevos.

Ciclo de la cisticercosis

En un momento en que el ser humano infectado recientemente libera los proglótides y  los huevos en las heces, el ciclo de enfermedad de la teniasis se completa. Sin embargo, para la cisticercosis humana, estamos solamente en la mitad del camino.

La cisticercosis humana se inicia cuando el individuo infectado libera los huevos de Taenia solium en las heces y él mismo u otros seres humanos los ingieren accidentalmente, como en casos de aguas contaminadas o manejo de alimentos con las manos no correctamente desinfectadas después de una evacuación. Personas que viven en la misma casa de una persona infectada con la Taenia solium son las que tienen mayor riesgo de desarrollar cisticercosis.

Cuando un individuo ingiere accidentalmente huevos de la T. solium, el proceso es similar a lo que ocurre en los cerdos. Los huevos liberan el embrión del parásito en el intestino, el mismo cae en el torrente sanguíneo y se propaga a través del cuerpo del paciente. Si el huevo llega al cerebro, se desarrollará un cisticerco en este órgano, llevando a la neurocisticercosis, la forma más severa de la enfermedad.

La cisticercosis se produce solamente con la ingestión de huevos de Taenia solium. Los huevos de la Taenia saginata no se convierten en cisticerco en seres humanos; solamente en el ganado.

Por lo tanto, resumiendo:

  • La teniasis se produce por la ingestión de carne mal cocida de animales con cisticercosis, ya sea por el cisticerco de la Taenia saginata (carne de vaca) o cisticerco de Taenia solium (carne de cerdo).
  • La cisticercosis humana no tiene nada que ver con la ingestión de carne mal cocida. Ella solamente ocurre si hay ingestión accidental de huevos de T. solium liberados en las heces humanas.

Síntomas de la teniasis

La mayoría de los pacientes con síntomas de Teniasis no presenta síntomas relevantes. Cuando surgen, son más comunes en los casos de Taenia saginata. Dolor abdominal, náuseas, diarrea, pérdida de peso o estreñimiento son los síntomas de la teniasis más frecuentes. Los niños tienden a ser más sintomáticos que los adultos.

Expulsión espontánea de un proglótide.
Expulsión espontánea de un proglótide.

Algunos pacientes parasitados pueden pasar años sin saber que están con lombriz solitaria, hasta que, un día, observan la presencia de proglótides en las heces. Estos proglótides tienen movimiento propio y también puede salir espontáneamente por el ano sin ser durante la evacuación, yendo alojarse en la ropa interior.

Una de las complicaciones de la teniasis es la apendicitis, que puede presentarse si uno de los proglótides que se desprenden de la tenia termine atascada dentro del apéndice (Lee: APENDICITIS – Síntomas y Tratamiento). Del mismo modo, el conducto biliar también puede quedarse obstruido.

Síntomas de la cisticercosis

Los síntomas de la cisticercosis son completamente diferentes de la teniasis. Esto no es una sorpresa, ya que ambas son enfermedades diferentes.

Los síntomas de la cisticercosis varían en función de los lugares donde el cisticerco se implanta. La forma más grave es la neurocisticercosis, que se presenta cuando hay implantación del cisticerco en el cerebro. En la neurocisticercosis, los síntomas más comunes son el dolor de cabeza y la epilepsia. Sin embargo, no es inusual haber casos totalmente asintomáticos de neurocisticercosis.

La aparición de los síntomas puede tardar años. En la mayoría de los casos, los síntomas solamente aparecen 3 a 5 años después de la contaminación.

En los casos de contaminación masiva, con múltiples implementaciones cerebrales de cisticerco, el paciente puede desarrollar un cuadro de edema cerebral, crisis convulsivas, náuseas, dolor de cabeza, cambios en la personalidad e inclusive coma.

La cisticercosis también puede llegar a los ojos. El espacio sub-retiniano, vidrioso y la conjuntiva son los sitios más comunes de infección. Las manifestaciones clínicas más comunes de infección ocular incluyen dolor, visión borrosa o ceguera.

Los cisticercos también pueden depositarse en los músculos, causando un cuadro de miositis (inflamación muscular) o en la piel, dando lugar a la formación de nódulos subcutáneos.

Diagnóstico de la teniasis y la cisticercosis

El diagnóstico de teniasis se hace por el examen parasitológico de las heces, por la identificación de los huevos o de los proglótides de la tenia. Como la eliminación de los huevos es intermitente, pueden ser necesarios más de un examen hasta que se pueda establecer el diagnóstico. Lo ideal es recoger por lo menos 3 muestras de heces en días diferentes.

En el caso de la cisticercosis, la diagnosis se hace generalmente a través de exámenes de imagen tales como tomografía computadorizada o resonancia magnética de cráneo, que pueden identificar los cisticercos alojados en el sistema nervioso central.

En pacientes con cisticercosis, el examen de heces para investigación de la lombriz solitaria es importante porque muchos pacientes contraen el cisticerco por autocontaminación con los huevos presentes en sus propias heces.

Tratamiento de LA teniasis

Las opciones de tratamiento para teniasis incluyen:

  • Mebendazol: 200 mg, 2 veces al día, durante 3 días, por vía oral.
  • Praziquantel, única dosis, 5 a 10 mg/kg de peso corporal, por vía oral.
  • Albendazol, 400 mg/día, durante 3 días, por vía oral (Lee: ALBENDAZOL – Para que Sirve, Dosis y Efectos Secundarios).
  • Niclosamida, 2 gramas adulto y 1 grama para niños, en dosis única por vía oral.
  • Nitazoxanida, 500 mg 2 veces al día, durante 3 días, por vía oral.

Después del tratamiento, pedazos de la lombriz solitaria pueden permanecer siendo eliminados por varios días.  Después de 3 meses, se sugiere un nuevo examen parasitológico de heces para confirmar la ausencia de huevos en las heces.

Tratamiento de la cisticercosis

No todos los casos de cisticercosis necesitan tratamiento, especialmente si el paciente está asintomático. En general, el tratamiento se indica en casos sintomáticos de cisticercosis o cisticercosis ocular.

Las opciones de tratamiento de la cisticercosis son:

  • Albendazol 15 mg/kg / al día durante 15 a 30 días, dependiendo de la severidad de la enfermedad.
  • Praziquantel 50 mg/kg al día durante 15 a 21 días, dependiendo de la severidad de la enfermedad.

Además de los antiparasitarios se indica el uso de esteroides, como dexametasona o prednisona, para suavizar el edema cerebral que se produce por el proceso inflamatorio generado por la muerte del cisticerco (Lee: PREDNISONA – Para Qué Sirve, Dosis y Efectos Colaterales).

En los casos de cisticercosis muscular o en la piel, el tratamiento con medicamentos tiene poca efectividad. En general, se sugiere la extirpación quirúrgica del cisticerco en casos sintomáticos.

También podría gustarte