LOSARTÁN POTÁSICO – Para qué Sirve,  Dosis y Efectos

El losartán es una buena opción de medicamentos antihipertensivos, especialmente en pacientes con diabetes, insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal.

El losartán potásico, también conocido como losartán, es una droga que pertenece a la clase de los antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II), que es ampliamente utilizada en el tratamiento de la hipertensión arterial.

Además de ser un medicamento antihipertensivo, se puede indicar el losartán como parte del tratamiento de la insuficiencia cardíaca, el engrosamiento del músculo cardíaco o insuficiencia renal crónica, además del control de la proteinuria (pérdida de proteínas en la orina).

En este artículo, vamos a abordar los siguientes puntos sobre el losartán potásico:

– Mecanismo de acción.
– Indicaciones.
– Nombres comerciales más conocidos.
– Cómo tomar.
– Efectos secundarios.
– Contraindicaciones.
– Interacciones medicamentosas.

Atención: este texto no pretende ser un prospecto completo del losartán. Nuestro objetivo es ser menos técnico que un prospecto y más útil a los pacientes que buscan informaciones objetivas y en lenguaje accesible para el público en general.

ANTIHIPERTENSIVOS ARA II

El losartán potásico es solamente uno de varios medicamentos que pertenecen a la clase de antagonistas del receptor de angiotensina II.

Los otros medicamentos disponibles de esta clase son:

– Candesartana.
– Irbesartana.
– Olmesartana.
– Telmisartana.
– Valsartana.

Todos los ARA II tienen el mismo mecanismo de acción, comparten prácticamente los mismos efectos secundarios y tasa de efectividad similar.

No hay un fármaco de la clase de los ARA II que sea nitidamente superior.  La elección de la mejor droga de esta clase debe ser individualizada, teniendo en cuenta cuestiones como el precio y la facilidad de dosificación.

Los ARA II son medicamentos con mecanismos de acción similares a los IECA, clase de drogas que incluyen lo fármacos enalapril, ramipril, lisinopril, captopril y otros.

MECANISMO DE ACCIÓN

El losartán, como cualquier medicina de la clase de los ARA II, actúa impidiendo la acción de una hormona llamada angiotensina II, que es una de las responsables del control de la presión arterial.

La angiotensina II estimula la contracción de los vasos sanguíneos y una mayor absorción de sodio por los riñones, que se traduce en elevación de la presión arterial.

La acción antihipertensiva del losartán ocurre porque él impide que la angiotensina II se conecte con sus receptores, llamados receptores de AT1, impidiendo que la hormona lleve a cabo sus funciones.

El 75% de los pacientes que son hipertensos presentan niveles de angiotensina II por encima de los valores necesarios para mantener una presión arterial normal. Así, la inhibición de su acción mediante el uso de losartán se convierte en una forma efectiva de bajar la presión arterial.

En el 25% restante de los pacientes que no presentan la angiotensina II, la eficacia antihipertensiva de losartán es menor. Hacen parte de este grupo los individuos de etnia negra y los pacientes ancianos.

De esta manera, el losartán no debe ser la primera opción de tratamiento para la hipertensión en estos pacientes, siendo indicado solamente en combinación con un diurético, como  clortalidona o hidroclorotiazida.

Los individuos jóvenes y de etnia blanca son los que presentan mejor respuesta antihipertensiva al tratamiento con losartán.

Indicaciones del losartán potásico

El losartán debe ser prescrito cuando el médico comprende que la inhibición de la angiotensina II puede traer beneficios para el paciente.

Las situaciones que caben dentro de este cuadro son:

– Tratamiento de hipertensión arterial (lee: HIPERTENSIÓN ARTERIAL – Síntomas, Causas y Consecuencias).
– Tratamiento de  insuficiencia cardíaca – lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas, Síntomas y Tratamiento
– Tratamiento de la hipertrofia ventricular izquierda (engrosamiento de la pared del corazón).
– Reducción de la proteinuria (pérdida de proteínas en la orina) – lee: ORINA ESPUMOSA Y PROTEINURIA
– Reducción en la progresión de la insuficiencia renal crónica – lee: INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA – Síntomas, Causas y Tratamiento

NOMBRES COMERCIALES DEL LOSARTÁN

El losartán potásico está presente en el mercado desde hace muchos años y se puede encontrar fácilmente en forma de medicamentos genéricos.

Entre los nombres comerciales, el más famoso es el Cozaar, del laboratorio Merck Sharp & Dohme, que es considerado el medicamento de referencia para la sustancia losartán en varios paises, como Chile, España, México, Perú y Venezuela.

Además del Cozaar, otros nombres comerciales que se encuentran fácilmente en las farmacias son:

  • Alderan (México).
  • Convertal (Paraguay, Uruguay).
  • Cartan (Argentina, Uruguay).
  • Cozaarex (Argentina).
  • Enromic ((Argentina).
  • Lortan (Perú).
  • Losarbay (Colombia).
  • Losarbon (Chile).
  • Nefrotal (Venezuela).
  • Sanipresin (Chile).
  • Tensofar (Paraguay).

CÓMO TOMAR EL LOSARTÁN

El losartán potásico se comercializa en tabletas  de 25 mg, 50 mg y 100 mg.

La dosis inicial habitual es de 50 mg diarios, 1 vez al día, con ajustes a cada 1 o 2 semanas hasta el control de la presión arterial.

En pacientes ancianos o que hacen uso de un diurético, la dosis inicial debe ser de 12,5 a 25 mg con incrementos a cada 1 o 2 semanas, dependiendo de la respuesta del paciente.

La dosis diaria máxima recomendada es de 100 mg, que puede ser administrada 1 o 2 veces al día.

En pacientes con insuficiencia cardíaca, la dosis máxima de hasta 150 mg al día, si el paciente tolera.

EFECTOS SECUNDARIOS

A pesar de ser una droga segura, algunos efectos secundarios de losartán son relativamente frecuentes. Vamos a hablar solamente de los más comunes y más graves.

– Hipotensión: como con cualquier medicamento antihipertensivo, la hipotensión arterial es uno de los posibles efectos secundarios de losartán. La hipotensión ocurre en aproximadamente el 5% de los pacientes.

Los síntomas de la hipotensión se manifiestan generalmente a través de mareos, debilidad y oscurecimiento repentino de la visión, que generalmente ocurren cuando el paciente se levanta rápidamente.

La ocurrencia de hipotensión es más frecuente cuando la dosis inicial de losartán es demasiado alta o cuando los pacientes tienen una o más de las siguientes condiciones:

  • Edad superior a 60 años.
  • Deshidratación.
  • Uso concomitante de diuréticos.
  • Insuficiencia cardíaca.

Como ya explicado, en aquellos pacientes con alto riesgo de hipotensión, la dosis inicial de losartán debe ser de 12,5 mg o 25 mg.

– Hipercaliemia (elevación del potasio en la sangre): la elevación del potasio en la sangre es un efecto adverso relativamente frecuente y peligroso, ya que puede causar arritmias cardíacas fatales.

La hipercaliemia se presenta en aproximadamente el 4% de los pacientes y es uno de los principales motivos para la suspensión del losartán.

El riesgo de hiperpotasemia es mayor en pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica, ancianos o que hagan uso de medicamentos que también pueden elevar el potasio, como los antiinflamatorios, antihipertensivos de la clase de los IECA o el diurético espironolactona.

En muchos pacientes, la reducción la dosis, la optimización de otros medicamentos y la educación alimentaria para evitar alimentos ricos en potasio son suficientes para controlar los niveles de potasio en la sangre.

En muchos casos, sin embargo, el losartán termina siendo suspendido permanentemente porque, incluso con la dosis reducida y con los cambios mencionados anteriormente, los niveles de potasio de la sangre permanecen en franjas peligrosas.

– Empeoramiento de la función renal: a pesar del losartán ser un fármaco ampliamente utilizado para la protección de los riñones, en circunstancias específicas él puede terminar siendo perjudicial.

Pacientes deshidratados, hipotensos, que hacen uso de antiinflamatorios o que presentan insuficiencia cardíaca descompensada son los que tienen un mayor riesgo de tener cambios de función renal potenciada por el losartán.

– Diarrea: a pesar de ser un efecto secundario más común con el olmesartán, la diarrea también puede ocurrir en aproximadamente el 4% de los pacientes que toman losartán.

El losartán, así como los otros ARA II, presentan  una incidencia de reacciones de tos y reacciones alérgicas más baja que los IECA.

CONTRAINDICACIONES

El losartán potásico está contraindicado en pacientes con antecedentes de reacción alérgica a algún medicamento de la clase ARA II.

El medicamento tampoco se debe prescribir para las personas con estenosis bilateral de arteria renal, con niveles sanguíneos de potasio elevados o en el límite superior da normalidad o durante los períodos de empeoramiento agudo de la función renal.

El losartán está contraindicado en el embarazo debido al alto riesgo de malformaciones fetales y complicaciones obstétricas.

El losartán tampoco debe ser administrado durante la lactancia.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS

Debe evitarse la administración conjunta de losartán con los siguientes fármacos:

– Alisquireno (Rasilez): aumento del riesgo de hiperpotasemia e hipotensión.
– Antiinflamatorios: aumento del riesgo de hiperpotasemia, hipotensión y lesión renal aguda.
– Medicamentos de la clase de los IECA: mayor riesgo de hipercalemia e hipotensión.
– Litio: aumento del riesgo de toxicidad por litio.

La administración conjunta de losartán con los siguientes fármacos debe ser hecha con precaución y monitoreo de los riesgos:

– Fluconazol: reduce la  eficacia del losartán.
– Rifampicina: reduce la eficacia del losartán.
– Sulfametoxazol-trimetoprim (Bactrim): mayor riesgo de hipercalemia.
– Espironolactona: mayor riesgo de hipercalemia.
– Cannabis: aumenta la concentración sanguínea de THC.

El losartán potásico no interfiere con la efectividad de los anticonceptivos hormonales.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (2 votos, Total: 5,00 de 5)
Cargando…
También podría gustarte