ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDEOS – Acción y Efectos Colaterales

Los antiinflamatorios no esteroideos (o esteroides), abreviados AINE, son una clase de fármacos más utilizados en el mundo, siendo especialmente eficaces en el tratamiento de inflamaciones a nivel osteoarticular.

Todos los antiinflamatorios tienen tres efectos básicos: febrífugo (baja la fiebre), analgésico (reduce dolor) y antiinflamatorio.

Las diferencias entre los más de 20 tipos de antiinflamatorios no esteroideos en el mercado suelen estar en la potencia de cada una de estas tres acciones y efectos secundarios, algunos indeseables, otros útiles en algunas patologías no inflamatorias.

En este artículo vamos a hablar sobre los beneficios y riesgos del uso de antiinflamatorios no esteroideos.

Advertisements

Ejemplos de antiinflamatorios no esteroideos

Hay docenas de antiinflamatorios; algunos de los de fármacos más comunes de esta clase son:

– Diclofenaco.
– Ibuprofeno – Lee: IBUPROFENO – Indicaciones, Efectos Adversos y Dosis.
– Naproxeno.
– Nimesulida.
– Indometacina.
– Cetoprofeno.
– Acido mefenámico.
– Piroxican.
– Colecoxib.
– Etoricoxibe.
– AAS (ácido acetilsalicílico).

Todos los antiinflamatorios citados anteriormente son drogas que presentan mecanismos similares de acción, pero con características específicas entre cada uno de ellas.

Acción de los antiinflamatorios no esteroideos

Así, podemos decir de una forma bien simple que los cuadros inflamatorios ocurren cuando hay un aumento en la producción de una sustancia llamada prostaglandina. La prostaglandina se genera a través de la acción de una enzima llamada ciclooxigenasa (COX).

Los antiinflamatorios no esteroideos actúan inhibiendo la acción de esta enzima COX. Sin COX, hay menos producción de prostaglandinas y menos estímulo para ocurrir inflamaciones. Como es la presencia de la prostaglandina que estimula el aparecimiento de inflamación, dolor y fiebre, su inhibición por los AINE acaba teniendo efecto analgésico, antipirético y antiinflamatorio.

El problema es que hay más de un tipo de prostaglandina y ciclooxigenasa. Ni toda prostaglandina causa inflamación o fiebre y ni toda COX actúa en todos los tipos de prostaglandinas. Como la acción de los antiinflamatorios en la producción de prostaglandinas no es selectiva, además de anular la inflamación, pueden ocurrir también efectos colaterales, como veremos más adelante.

Acciones de la COX en el cuerpo

Las COX y las prostaglandinas son responsables de los siguientes efectos en el cuerpo:

1- Protección del estómago contra los ácidos producidos en su interior

Las prostaglandinas actúan sobre el estómago inhibiendo la producción de ácido clorhídrico y aumentando la producción de moco que recubre y protege la pared del estómago.

Advertisements

Cuando se inhiben las prostaglandinas, el estómago queda más vulnerable a la acción del ácido, aumentando el riesgo de la aparición de gastritis o úlceras (lee: SÍNTOMAS DE LA GASTRITIS).

Una de las principales causas de hemorragia digestiva alta es el sangrado duodenal o úlceras gástricas causadas por el uso indiscriminado de los antiinflamatorios no esteroideos.

Hay una clase de antiinflamatorios no esteroideos llamada inhibidores selectivos de la COX-2, que puede inhibir las prostaglandinas responsables de la inflamación sin cambiar las prostaglandinas que protegen el estómago. El Colecoxib y el Etoricoxibe son dos ejemplos de AINE selectivos que tienen baja incidencia de lesiones gástricas.

2- Flujo sanguíneo en los riñones

Las prostaglandinas actúan sobre los riñones, aumentando el flujo sanguíneo. En personas con riñones sanos, la acción de las prostaglandinas renales es baja y el uso de antiinflamatorios no esteroideos por poco tiempo no causa mayores problemas.

Sin embargo, pacientes con enfermedades renales o problemas que causan reducción del riego sanguíneo a los riñones, tales como insuficiencia cardíaca, deshidratación o cirrosis, dependen en gran medida de la acción de las prostaglandinas para mantener sus riñones funcionando bien.

En estos pacientes, el uso de AINE está contraindicado porque todos causan inhibición de las prostaglandinas que actúan en los riñones y el consiguiente empeoramiento de la insuficiencia renal.

3- Coagulación sanguínea

Además de actuar en la producción de las prostaglandinas, la COX también estimula la producción del tromboxano A2, que es una sustancia que estimula la agregación plaquetaria, facilitando su acción en el proceso de coagulación de la sangre.

Cuando la COX y el tromboxano A2 son inhibidos por los antiinflamatorios no esteroideos, una de las consecuencias es la disminución de la capacidad de agregación de las plaquetas, que reducen la capacidad del cuerpo para coagular la sangre.

Advertisements

Esta inhibición de la coagulación puede ser peligrosa en pacientes con alto riesgo de hemorragia o que serán sometidos a alguna cirugía. En general, los AINE deben ser suspendidos días antes de cualquier operación.

Todos los AINE actúan como antiagregantes de plaquetas en la sangre, pero el AAS (ácido acetilsalicílico) es el fármaco de esta clase que muestra un mayor efecto sobre ellas.

Este efecto colateral es, frecuentemente, aprovechado en pacientes con alto riesgo de ataque cardíaco o ACV. Lo que llaman “adelgazar la sangre con AAS” es, de hecho, una descripción lega para la potente acción antiplaquetaria de esto fármaco (lee: ACV – Causas y Síntomas).

Efectos secundarios de los antiinflamatorios no esteroideos

Los antiinflamatorios no esteroideos son medicamentos seguros si se administran con asesoramiento médico. El problema es que esta es, quizás, la clase de fármacos más auto-prescrita por parte de la población.

Hay numerosos efectos colaterales e interacciones con otros medicamentos que deben tomarse en cuenta antes de tomarlos. Algunos de los efectos adversos de los antiinflamatorios son:

– Empeoramiento de la hipertensión (Lee: HIPERTENSIÓN ARTERIAL – Síntomas, Causas y Consecuencias).
– Inhibición de la acción de los diuréticos.
– Empeoramiento de la insuficiencia cardíaca (Lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas, Síntomas y Tratamiento).
– Empeoramiento de la función renal.
– Síndrome nefrótico (lee: SÍNDROME NEFRÓTICO – Causas, Síntomas y Tratamiento).
– Hepatitis medicamentosa (Lee: ¿QUÉ ES LA HEPATITIS?).
– Interacción con warfarina.
– Reacción alérgica.
– Pérdida de audición en los ancianos (Lee: SORDERA – Deficiencia auditiva en el anciano).
– Aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Así que, a pesar de ser un medicamento muy usado y seguro, está lejos de ser libre de complicaciones. Su consumo sin la indicación médica o durante largos períodos de tiempo puede causar graves consecuencias.

Pacientes que no deben tomar antinflamatorios sin orientación médica

Por todos los problemas que ya se han explicado hasta aquí, tiene sentido tratar los antiinflamatorios como una clase de medicamentos que no debe ser tomada sin orientación  médica, especialmente si perteneces a los siguientes grupos:

  • Ancianos.
  • Mujeres embarazadas.
  • Pacientes con insuficiencia renal.
  • Pacientes con cirrosis.
  • Pacientes con hipertensión no controlada.
  • Pacientes con insuficiencia cardiaca.
  • Personas que consumen en promedio más de 3 dosis de alcohol por día.
  • Pacientes medicados con warfarina.
  • Pacientes con riesgo de hemorragia.
  • Historia de úlcera péptica o gastritis.
¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas (3 votos, Total: 5,00 de 5)
Cargando…
Advertisements
Advertisements
También podría gustarte