INFECCIÓN URINARIA RECURRENTE – Causas y Prevención

Muchas mujeres frecuentemente tienen 3 o más episodios de infección urinaria al año. Las causas pueden tener un origen genético o son solamente resultado de malos hábitos que se puede corregir.

Decimos que un paciente tiene infección urinaria recurrente o infección urinaria de repetición cuando él o ella presentan 2 o más episodios de infección en un intervalo de 6 meses o 3 o más infecciones en un intervalo de 1 año.

La infección urinaria de repetición es común en las mujeres y generalmente no está relacionada con ningún problema anatómico en el tracto urinario. Ya en los hombres, la infección del tracto urinario es un acontecimiento raro; cuando ocurre con frecuencia, casi siempre hay un problema estructural en el tracto urinario.

En este artículo explicamos por qué se presenta la infección urinaria recurrente, cuáles son sus factores de riesgo y cuáles son las opciones para la prevención.

Tipos de infección urinaria

La infección del tracto urinario (ITU) generalmente se divide en 2 tipos:

1- Cistitis

La infección de la vejiga se llama cistitis. Sus síntomas más comunes incluyen: dolor al orinar (disuria), ganas de orinar todo el tiempo (polaquiuria), sangre en la orina (hematuria), dolor en el bajo vientre y sensación de vaciado incompleto de la orina.

La cistitis es un cuadro que generalmente no causa fiebre y raras veces produce complicaciones.

Para obtener más información sobre la cistitis, lee: CISTITIS – Causas, Síntomas y Tratamiento.

2- Pielonefritis

La infección de uno o ambos riñones se denomina pielonefritis. La pielonefritis es un cuadro mucho más grave que la cistitis. Sus síntomas incluyen fiebre alta, dolor de espalda, debilidad, náuseas y vómitos. Si no se trata adecuadamente, puede causar la muerte.

Causas de la infección urinaria recurrente

La gran mayoría de los casos de infección urinaria de repetición es, de hecho, cuadros de cistitis de repetición. Pielonefritis recurrente en mujeres sanas es una situación rara.

Casi la mitad de las mujeres (44%) que presenta un cuadro de cistitis termina teniendo una recurrencia dentro de un año. En el 25% de los casos, la recurrencia se produce dentro de 6 meses.

Como ya se mencionó en la introducción del texto, hombres con ITU de repetición generalmente tienen algún defecto en la anatomía del tracto urinario, tales como enfermedades de la próstata, obstrucción ureteral o estenosis (aprietos) en la uretra. No se espera que un hombre sano tenga infecciones recurrentes de la vejiga.

Ya en las mujeres, la mayoría de los casos de cistitis recurrente ocurre en pacientes sanas y sin ningún cambio de la anatomía urinaria. A menudo, se desconoce la causa de la infección urinaria.

Factores de riesgo para la cistitis de repetición

Las bacterias que causan cistitis no viven en el tracto urinario; son enterobacterias que viven en el tracto gastrointestinal y en el área alrededor del ano. La infección urinaria se presenta cuando estas bacterias migran desde la región perianal y comienzan a colonizar el área alrededor de la uretra.

Las mujeres que presentan infección urinaria de repetición presentan su región periuretral más susceptible a la colonización por enterobacterias, principalmente por Escherichia coli. Esta predisposición parece tener origen genético. Las bacterias causantes de infección urinaria tienen más facilidad de adherirse a las células de la uretra de estas pacientes que en la población en general.

Es muy común que una mujer con infección urinaria de repetición tiene una madre, abuela o tía con el mismo problema.

Además del aumento de la susceptibilidad genética, algunos factores ambientales también tienden a estar presentes en las mujeres con cistitis de repetición. Algunos pueden ser corregidos, otros no.

Entre los factores de riesgo más comunes incluyen:

También hay casos de infección urinaria recurrente que se presentan solamente después de una relación sexual. En estos casos, llamamos cistitis post-coito o cistitis de la luna de miel, y las mujeres desarrollan los síntomas de ITU 24 a 48 horas después de una relación sexual.

Explicamos la infección urinaria después del sexo con detalles en el artículo: CISTITIS DE LA LUNA DE MIEL – Infección Urinaria Postcoital.

PREVENCIÓN DE LA CISTITIS REcurrente

Si una mujer con infección urinaria recurrente tiene un factor de riesgo que pueda ser modificado, esto debe ser el primer paso en la estrategia de prevención.

Aprender a limpiarse correctamente después de la evacuación, evitar la ducha vaginal, evitar los espermicidas, orinar inmediatamente después del coito, evitar el uso de productos químicos para la higiene personal o usar cremas vaginales basadas en estrógeno después de la menopausia son algunas de las medidas que pueden ser impuestas.

Sin embargo, muchas mujeres tienen ITU recurrente y no pueden identificar cualquier factor de riesgo modificable. Estos son los casos en los que deberíamos evaluar la introducción de los antibióticos profilácticos.

En el artículo: 21 CONSEJOS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN URINARIA vamos a abordar varios factores de riesgo para la ITU que pueden ser evitados con simples actitudes. En este texto vamos a hablar solamente de la prevención con antibióticos.

Prevención de infección urinaria de repetición con antibióticos

La profilaxis de la cistitis recurrente con antibióticos es una forma comprobadamente efectiva de mantener las mujeres libres de infección urinaria.

El inicio de los antibióticos como medio de prevención debe ser hecho solamente cuando la mujer está sin infección urinaria activa. En general, los médicos tratan la infección y solicitan un urocultivo 1 o 2 semanas después de la finalización del tratamiento para comprobar la cura. Si el urocultivo es negativo, se autoriza el inicio de la profilaxis antibiótica (Lee: EXAMEN DE UROCULTIVO Y ANTIBIOGRAMA).

Hay dos formas de profilaxis con antibióticos para ITU:

  • Antibióticos después del coito.
  • Antibióticos continuos en dosis bajas.

1- Antibióticos después del coito

La terapia antibiótica profiláctica después del coito está indicada para las mujeres con cistitis de repetición que están claramente asociadas con el sexo (inicio de síntomas 24 a 48 horas después del coito).

En esta forma de prevención, el paciente debe tomar 1 tableta de antibiótico poco después del fin de las relaciones sexuales.

Las opciones más adecuadas son:

Se puede tomar estos antibióticos indefinidamente. La mayoría de los doctores mantiene esta estrategia durante al menos 1 año.

2- Antibióticos de uso continuo

Si la infección urinaria de repetición no está asociada con el coito reciente, se puede hacer prevención con antibióticos de uso diario durante un período mínimo de 6 a 12 meses.

Las dosis y los antibióticos más adecuados son los mismos mencionados anteriormente para la profilaxis después del coito. La única diferencia es el Bactrim (Trimetoprima-sulfametoxazol), que puede ser utilizado en dosis de 40 mg/200 mg 3 veces a la semana o 1 una vez al día.

La elección del mejor antibiótico para uso profiláctico, sea después del coito o diario, debe ser tomada en cuenta después de los últimos resultados de los urinocultivos. El tipo de bacteria responsable y el perfil de resistencia deben ser considerados.

Como regla general, después de 1 año de profilaxis, se suspenden los antibióticos y el paciente no vuelve a presentar episodios recurrentes de ITU. Si esto ocurre, se puede reiniciar la profilaxis.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More