Virus Zika – Síntomas, Tratamiento y Complicaciones

El virus del Zika (ZIKAV o ZIKV) es un virus de la familia Flaviviridae, el mismo de la dengue y fiebre amarilla. Él es responsable de una enfermedad llamada fiebre Zika, que presenta signos y síntomas similares a fiebre de la dengue, pero más blandos. Y las semejanzas no terminan aquí, visto que el Zika también es una infección típica de países tropicales, transmitida por mosquitos como el Aedes aegypti.

El Zika es una nueva enfermedad en la América Latina. Como este virus es transmitido por un mosquito presente en la mayoría de los países latinoamericanos y nunca había estado circulando en la población – lo que significa que las personas no tienen inmunidad a este virus-, la enfermedad se propagó rápidamente por varios países del continente.

En este artículo vamos a explicar qué es el virus Zika, cuáles son sus síntomas, formas de transmisión, métodos de diagnóstico y opciones de tratamiento. Vamos a hablar también de los casos de microcefalia asociados con el Zika.

Si estás buscando información sobre la dengue, accede a el siguiente enlace: DENGUE – Síntomas, Complicaciones y Tratamiento

Qué es el Virus del Zika

El virus Zika es responsable del desarrollo de una enfermedad febril, que suele presentar un cuadro clínico similar al de la fiebre Chikungunya, que es una especie de dengue más blanda.

El virus del Zika primero fue identificado en 1947, en Uganda, en un macaco Rhesus que estaba siendo utilizado en una investigación sobre fiebre amarilla. Hasta este momento, el virus era desconocido y no hubo casos reportados de infección en seres humanos. La primera descripción de la fiebre Zika en humanos ocurrió en 1954, en Nigeria. Desde entonces, han divulgado casos esporádicos de fiebre Zika en países de África tropical y el sudeste asiático.

En 2007, sin embargo, el primer brote importante del Zika fue descrito en Micronesia en el Pacífico Sur. Desde aquí, muchas islas del Pacífico Sur han presentado casos frecuentes de Zika, lo que ha llamado la atención de las autoridades de salud sobre una posible propagación del virus por varios países de Asia y Oceanía.

Inesperadamente, el Zika virus fue descubierto en Brasil en mayo de 2015, en Bahía, probablemente traído por cualquier turista. Algunos expertos piensan que la introducción del virus en Brasil tuvo lugar durante la llegada masiva de turistas en la Copa Mundial de la FIFA en 2014. Desde entonces, el virus se ha propagado por todo el continente.

Según la Organización Panamericana de la Salud, 20 países ya han reportado la detección del zika en su territorio: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la isla de San Martín, Surinam y Venezuela.

Transmisión  de la fiebre Zika

Así como el virus de la fiebre amarilla, el virus del Zika puede causar enfermedad en humanos y monos, siendo ambos un reservorio para la contaminación de la familia de los mosquitos Aedes, como el Aedes aegypti, Aedes africanus, Aedes apicoargenteus, Aedes furcifer, Aedes luteocephalus y Aedes vitattus. De estos, solamente el primer existe en la América latina. El Aedes albopictus, otro miembro de la familia Aedes presente en algunos países de América Latina, también es un posible vector de la fiebre Zika, a pesar del aislamiento del virus en esto mosquito no ha sido demostrado.

El Aedes aegypti se infecta con el Zika virus  cada vez que él pica a una persona o mono previamente infectado. Como la dengue y fiebre amarilla, el mosquito no se convierte inmediatamente en un transmisor del virus. Después de ser ingerido por el mosquito, el virus Zika todavía necesitará unos 10 días para multiplicarse y migrar desde el sistema digestivo hasta las glándulas salivales del Aedes. Solamente a partir de este momento es que el mosquito es capaz de transmitir el virus durante la picadura.

El Zika no es una enfermedad contagiosa, por lo que no hay necesidad de evitar que el paciente infectado no tenga contacto con otras personas.

Otras formas de transmisión del virus del Zika

El virus del Zika puede encontrarse en fluidos biológicos, como leche, orina, semen y saliva. Sin embargo, esto no significa que estos líquidos sean, necesariamente, las fuentes de contaminación.

Hasta ahora ningún estudio fue capaz de demostrar que el virus es capaz de replicar en la leche materna, lo que sugiere que hay partículas del virus en la leche, pero no virus viable para contaminación. Hasta el presente momento no hay datos clínicos que indican que el virus Zika se transmita por lactancia materna. Así, no hay razones que justifiquen la suspensión de la lactancia materna de madres que viven en áreas epidémicas.

La transmisión sexual del virus Zika También es posible, aunque menos frecuente que la transmisión por mosquitos. El virus Zika se puede encontrar en el semen, incluso después de la curación clínica del paciente, cuando no hay más virus detectable en la sangre. Hay informes de pacientes que aún tenían el virus en las secreciones del pene 30 a 40 días después del fin de los síntomas de zika. En las mujeres, el virus suele permanecer en las secreciones vaginales durante menos tiempo, alrededor de 11 días después de la desaparición de los síntomas.

Por lo tanto, lo más prudente es que las personas que han tenido Zika recientemente  usen métodos anticonceptivos de barrera, tales como condón, durante 2 meses, que es el tiempo que el virus generalmente está presente en las secreciones genitales. En los casos de  hombres infectados con esposas embarazadas, la orientación es para el uso del preservativo durante toda la gestación.

Aunque el virus pueda encontrarse en la saliva, no hay ningún caso reportado de transmisión de la fiebre Zika a través del contacto con este líquido, ya sea a través de besos,  tos o el estornudo.

Síntomas de la fiebre Zika

Después de ser picado por un mosquito Aedes infectado, el paciente lleva de 3 a 12 días (periodo de incubación) para empezar a presentar manifestaciones clínicas. Se estima que solamente 1 en cada 5 personas contaminadas (20%) desarrollarán síntomas del Zika.

Entre los que desarrollan síntomas, el cuadro es generalmente de febrícula (38-38,5 ° C), dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en las articulaciones, principalmente las pequeñas, como dedos de las manos y  de los pies, conjuntivitis, dolor ocular, fotofobia, picazón en la piel y rash (erupciones en la piel enrojecidas).

Son síntomas menos comunes, pero también posibles: dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, aftas, mareos o pérdida del apetito.

Las manchas rojas que aparecen en la piel en el Zika se llaman rash maculopapular, que significa que son manchas pequeñas y rojizas con discreto relevo. Estas pequeñas manchas pueden unirse, formando grandes manchas rojizas.

El rash del virus Zika es bien difuso, iniciándose a partir de la cara y luego extendiéndose por el cuello, tronco y miembros. Algunas personas se quejan de picor intenso. Después de 2 a 3 días, el rash comienza a mejorar y desaparece dentro de 1 semana.

El Zika es una infección benigna, que suele durar de 2 a 7 días y no provoca complicaciones hemorrágicas como la dengue. El cuadro de dolor en las articulaciones puede llevar hasta 1 mes para desaparecer.

La distinción entre el Zika y fiebre de Chikungunya y casos más blandos de dengue solamente por los signos y síntomas es muy difícil de hacer. Para ello, necesitamos de pruebas de laboratorio.

Complicaciones de la fiebre Zika

Como en otros virus, una de las posibles complicaciones del virus Zika es el desarrollo del síndrome de Guillain-Barré (SGB), una complicación de origen neurológico que causa pérdida de fuerza muscular progresiva y temporal. Explicamos el SGB en detalles en este artículo: SÍNDROME DE GUILLAIN-BARRÉ – Síntomas y Tratamiento.

Fiebre Zika en embarazo – Microcefalia

El día 28 de noviembre de 2015 el Ministerio de Salud de Brasil ha confirmado que es muy probable que haya una relación causal entre el virus Zika y casos de fetos con microcefalia, una malformación neurológica en la que el tamaño de la cabeza del feto o el niño es menor de lo esperado para su edad.

Este hallazgo es sorprendente porque es la primera vez en el mundo que se describe esta complicación. El Zika es común en varios países de Asia y África, y nunca había sido reportado este tipo de malformación. Los casos en el nordeste de Brasil fueron los primeros en ser notificados.

Al que parece, el riesgo de microcefalia es mayor si la mujer contrae el virus del Zika en los primeros tres meses del embarazo (primer trimestre), que es el punto en el cual el feto está se formando. El riesgo también parece existir, aunque en menor medida, cuando se adquiere el virus en el 2º trimestre del embarazo. A partir del tercer trimestre, el riesgo de microcefalia es bajo, porque el feto está ya totalmente formado.

El hecho de que una mujer embarazada tenga Zika durante el embarazo no es ninguna garantía de que el feto tendrá malformaciones. Por ser una complicación recientemente identificada, aún no sabemos exactamente cuál es el porcentaje de mujeres embarazadas infectadas que terminan teniendo hijos con microcefalia. Algunos estudios más recientes sugieren un riesgo de un 14% si el virus se contrae en el primer trimestre en las mujeres brasileñas. Esto significa que 1 en cada 7 embarazadas contaminadas tendrá un niño con microcefalia.

Es importante tener en cuenta, sin embargo, que los estudios con mujeres embarazadas infectadas por el virus Zika en el primer trimestre en la Polinesia francesa han detectado un riesgo mucho menor, solamente el 1%. En esta población, solamente 1 en cada 100 mujeres infectadas por el Zika al principio del embarazo tuvieran niños con microcefalia. Por qué el riesgo de microcefalia es mucho mayor en Brasil y otros países del continente americano sigue siendo un misterio.

Por lo que sabemos hasta ahora, las mujeres que tuvieron la enfermedad y sanaron antes de quedarse embarazadas no presentan riesgo de tener fetos con microcefalia por el virus Zika. Sin embargo, el intervalo de días entre la infección y el embarazo que puede ser considerado seguro aún es incierto. Actualmente, basado en estudios preliminares, son sugeridos 8 semanas de intervalo después de la desaparición de los síntomas para que  la mujer vuelva a intentar otro embarazo, pero esto todavía debe ser confirmado por otros estudios.

Diferencias entre fiebre Zika, Dengue y Chikungunya

Diferencias entre fiebre Zika, Dengue y Chikungunya

Diagnóstico de la fiebre Zika

El diagnóstico del virus Zika es hecho a través de una prueba de sangre llamada serología para el virus Zika. La serología es la investigación de anticuerpos específicos contra el virus Zika. La lógica detrás de esta prueba es la siguiente: solamente tendrá anticuerpos contra el virus Zika las personas que han sido contaminadas por él.

Los primeros anticuerpos contra el virus Zika generalmente surgen con 5 días de enfermedad. En general, se sugiere que el paciente haga la prueba de sangre en el 5º día de la enfermedad y repita después de 2 a 3 semanas para que se compare los niveles de anticuerpos.

El diagnóstico también puede ser hecho con una técnica llamada PCR, que busca directamente en la sangre del paciente la presencia de material genético del virus. Esta prueba es más confiable, pero es más cara y no está disponible en todas las ubicaciones.

Como el Zika es una enfermedad benigna y de corta duración, el diagnóstico sirve más para el control epidemiológico que ayuda en el tratamiento. De hecho, cuando el resultado de la prueba de sangre queda listo, la gran mayoría de pacientes ya no presenta más síntomas de la enfermedad.

Tratamiento de la fiebre Zika

El Zika es una enfermedad autolimitada, que se cura espontáneamente en unos pocos días. La enfermedad no suele causar complicaciones hemorrágicas comunes  en la dengue.

No hay ningún tratamiento específico para este virus. Lo recomendable es reposo e ingesta de líquidos. Para el tratamiento del dolor y la fiebre, lo más recomendable es el paracetamol. Como es difícil la distinción del Zika con formas más leves o iniciales de la dengue, se desaconseja el uso de ácido acetilsalicílico (aspirina) o medicamentos antiinflamatorios.

No hay vacuna para el virus Zika y el control de la enfermedad en la población pasa por el control de los focos de Aedes aegypti.

Reinfección por el  virus Zika

Las personas que ya han sido infectadas por el virus Zika desarrollan inmunidad contra la enfermedad. Sin embargo, todavía no sabemos si esta inmunidad es por toda la vida y si es suficiente para impedir que una persona presente más de un episodio del Zika durante toda su vida.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More