MAL OLOR DE LOS PIES – Bromhidrosis plantar

El mal olor de los pies recibe el nombre en Medicina de bromhidrosis plantar.

El mal olor de los pies y otros olores por el  cuerpo ocurren, típicamente, después de la pubertad y se producen debido a la acción de bacterias en el sudor de ciertas regiones del cuerpo.

En este texto vamos a hablar sobre cómo surge el mal olor en los pies, cuáles son los factores que favorecen y los tratamientos posibles para poner fin a este mal.

Cómo aparece el olor de los pies

Como se ha mencionado anteriormente, en la introducción al texto, el olor de los pies se presenta debido a la acción de bacterias en el sudor en ciertas partes del cuerpo. Pero si todos tenemos sudor y bacterias en nuestra piel, ¿por qué solamente algunas personas tienen mal olor de los pies? Bien, vamos a dedicar unas líneas explicando lo que es la bromhidrosis.

Nuestro sudor es producido por las glándulas sudoríparas, siendo naturalmente un líquido sin olor. Hay dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas.

Las glándulas ecrinas son las más comunes y se distribuyen por toda la superficie de la piel. El sudor producido por estas glándulas consiste en 99% de agua y 1% de sales minerales como  cloruro de sodio (sal) y urea. La principal función de las glándulas ecrinas es controlar la temperatura de nuestro cuerpo, por ello transpiramos cada vez que está demasiado caliente o cuando hacemos ejercicios. El sudor sirve para enfriar el cuerpo, ayudándolo a mantenerse entre 36°C y 37ºC.

Contrariamente a la creencia popular, el sudor no es una fuente de eliminación de toxinas y no sirve para “purificar” el cuerpo. Pasar un tiempo en una sauna puede ser relajante, pero no te hará eliminar cualquier cosa en cantidades relevantes además de agua y sal.

Las glándulas apocrinas, a su vez, solamente están presentes en algunas partes del cuerpo como axilas, ingle, alrededor de los pezones y del ano. Las glándulas apocrinas se presentan entre 8 y 14 años de edad y producen una especie de sudor completamente diferente, aceitoso,  que no se evapora y no tiene ninguna función termorreguladora.

Tanto las glándulas ecrinas cuanto las apocrinas producen un sudor sin olor. Sin embargo, debido a la acción de bacterias naturalmente presentes en la piel, las regiones donde hay más transpiración pueden pasar  a presentar un olor molesto.

Las regiones de glándulas apocrinas, como las axilas y los genitales, tienden a ser más propicias para el desarrollo de bromhidrosis porque el sudor aceitoso de estas glándulas es más fácilmente digerido por las bacterias, liberando gas con un olor desagradable. Vamos a hablar específicamente sobre el mal olor causado por las axilas en un artículo separado, que puede ser accedido desde este enlace: BROMHIDROSIS – Mal olor de las axilas (en breve).

En lugares donde hay glándulas ecrinas, el sudor es básicamente agua y sal, no existiendo sustrato para que las bacterias produzcan mal olor. El olor de los pies, sin embargo, es un caso aparte. En los pies, las glándulas sudoríparas, aunque ecrinas, también pueden causar un malo olor.

Nuestros hábitos sociales nos hacen usar zapatos y medias durante gran parte del  día, varios días a la semana, inclusive durante las épocas de mayor calor. En razón de estar siempre enclaustrados, dos factores ocurren con los pies:

1- Él suda más, para tratar de controlar la temperatura. Los pies son las partes del cuerpo donde hay más glándulas sudoríparas, lo que puede provocar una transpiración profusa.
2- El sudor producido tiene más dificultad de evaporar, manteniendo los pies siempre húmedos, lo que favorece la proliferación de bacterias.

Nuestra piel presenta una proteína llamada queratina, que se renueva constantemente. En los pies, esta proteína cuando se expone constantemente a la humedad, termina por ser más fácilmente destacada de la piel, formando un buen alimento para las bacterias. Es la degradación de la queratina por las bacterias que libera un olor fuerte, causando el olor de los pies.

Factores que favorecen la aparición del olor de los pies

Casi todo el mundo pasa el día con los pies cubiertos por medias y zapatos, pero no todo el mundo tiene olor de los pies en la misma intensidad. La presencia de sudor y bacterias en los pies es la principal causa de mal olor, pero hay otros factores que colaboran con la intensidad del  mismo.

Las manos tienen aproximadamente la misma cantidad de glándulas sudoríparas que los pies, pero a menos que pases el día llevando guantes, es poco probable que tus manos exhalen olores como tus pies. Por lo tanto, los dos factores más importantes para la aparición del mal olor son la cantidad de sudor producida durante el día y la cantidad de tiempo que el individuo pasa con los pies completamente cubiertos, sin contacto con el aire para que el sudor pueda evaporarse. Por ejemplo, personas que pasan todo el día de botas, bajo fuerte calor, tienden a tener más olor de los pies que aquellas que pasan el día sentadas cerca del aire acondicionado y pueden usar zapatos más livianos, que permitan una mejor ventilación de los pies.

Pacientes que sudan excesivamente, una afección llamada hiperhidrosis, por razones obvias tienen una mayor probabilidad de tener olor de los pies. Algunas personas con hiperhidrosis sudan tanto que quedan con las medias empapadas, inclusive si pasan el día sentadas o descansando.

La falta de higiene de los pies también puede contribuir a la aparición de olor  de los pies, porque favorece la proliferación bacteriana. Repetir medias o zapatos durante varios días seguidos también facilita el crecimiento de bacterias, aumentando el riesgo de la persona tener olor de los pies.

Algunos alimentos también pueden cambiar la composición del sudor, favoreciendo la bromhidrosis. Las más comunes son: ajo, cebolla, alcohol, salsa de curry y pimienta. Algunos medicamentos también pueden contribuir al olor de los pies, como, por ejemplo, el antibiótico penicilina.

Pacientes obesos (lee: CALCULA TU PESO IDEAL Y IMC – Índice de Masa Corporal), diabéticos (lee: SÍNTOMAS DE LA DIABETES), fumadores (lee: CÓMO DEJAR DE FUMAR Y ENFERMEDADES DEL CIGARRILLO) o con enfermedades de piel o de uñas también tienden a presentar más olor de los pies que el restante de la población

Cómo eliminar el mal olor de los pies

Ahora que conoces las causas del olor de los pies, es más fácil planear tu tratamiento. Dos pasos son esenciales: reducir la humedad de los pies  y el número de bacterias en la piel.

Algunas actitudes muy sencillas pueden resolver el problema del olor de los  pies en casos menos intensos. Evita usar el mismo calzado durante días seguidos. Lo ideal es alternar 2 o 3 pares de zapatos durante toda la semana. Los zapatos que no se usan en el día deben estar siempre en áreas bien ventiladas y, si es posible, exponerlos al sol por unas horas. Siempre que sea posible, dar preferencia a los zapatos más livianos y que permitan mejor ventilación de los pies. Todos han tenido aquel zapato que es ideal para usar, pero que parece ser una fábrica de olor de los pies. En general son hechos con material aislante, como goma o plástico, que evitan la ventilación y favorecen la proliferación de bacterias.

Evita el uso de zapatos sin medias, porque ellas ayudan en la absorción de humedad. Zapatos sin medias tienden a causar más olor de los pies. Cuando usar medias, las mejores son las finas  con algodón. Si sudas mucho, cambia las medias al menos una vez al día si notas que tu pie se queda húmedo  al final del día; trata de usar talco en tus medias y zapatos para facilitar la absorción de la humedad. Algunos talcos son antisépticos y tienen fragancia, lo que ayuda aún más sacar el olor de los pies. Cuando esté en casa, prefiera caminar descalzo o con sandalias en vez de medias o zapatos cerrados.

Lávate los pies diariamente, preferiblemente con jabón antiséptico. Al final seques bien, especialmente entre los dedos del pie. El uso de secador de pelo  ayuda en esta tarea.

Si el olor de los pies no mejorar con estos consejos, o si hay signos de enfermedades de  piel como pie de atleta (sabañón), es mejor buscar la ayuda de un dermatólogo. Pacientes con hiperhidrosis también deben recibir tratamiento médico para tratar el olor de los pies.


Referencias:


También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More