La conjuntivitis es la enfermedad del ojo causada por inflamación y/o infección de la conjuntiva, la membrana delgada que cubre parte de los ojos. Los principales síntomas de la conjuntivitis son ojos rojos, dolor y lagrimeo.

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos acerca de la conjuntivitis:

  • Qué es la conjuntiva.
  • Cuáles son los síntomas
  • Cuáles son las diferencias entre la conjuntivitis bacteriana, viral y alérgica.
  • Cuáles son las formas de transmisión.
  • Cuál es el tratamiento.

¿Qué es la conjuntiva?

La conjuntiva es una fina membrana transparente que cubre el interior de los párpados y la esclerótica, que es la parte blanca de los ojos. Los pequeños vasos sanguíneos que podemos ver en la parte blanca de los ojos y en el interior de los párpados están, de hecho, en la conjuntiva. Cuando la conjuntiva se inflama, estos pequeños vasos sanguíneos se vuelven más prominentes, causando el característico aspecto de ojos rojos, como en la imagen a continuación.

Conjuntivite

¿Qué causa la conjuntivitis?

Básicamente hay tres tipos de conjuntivitis:

– Conjuntivitis viral.
– Conjuntivitis bacteriana.
– Conjuntivitis alérgica.

También hay otras formas de conjuntivitis, como aquellas de origen neoplásico, irritación causada por  lentes de contacto o inducida por ciertos fármacos. En este artículo vamos a atenernos a las formas bacteriana, viral y alérgica.

a) Conjuntivitis viral

Es la forma más común de conjuntivitis, generalmente causada por un virus llamado Adenovirus. Puede venir acompañada de otros síntomas de virosis como fiebre, dolor de garganta y signos de infección respiratoria, similar a un resfriado.

La conjuntivitis viral es altamente contagiosa y se transmite a través de manos contaminadas por secreciones oculares. La conjuntivitis viral es tan contagiosa que si un paciente rascarse los ojos y tocar un objeto, otras personas pueden infectarse a través de este.

Contrario a lo que muchos piensan, la conjuntivitis generalmente no se transmite por el aire. Al ver a una persona con conjuntivitis, no es necesario salir corriendo. Basta no tener contacto directo con ella o con los objetos manipulados por la misma. Sin embargo, si la persona infectada también presenta síntomas respiratorios, tales como estornudos y tos, la conjuntivitis puede transmitirse por el contacto con estas secreciones.

El cuadro de la conjuntivitis viral usualmente comienza en uno de los ojos, y se transmite para el otro 24 a 48 horas más tarde. La conjuntivitis viral es autolimitada, se cura después de 7 a 10 días sin tratamiento específico. El periodo infeccioso suele durar todo el tiempo que el ojo permanece rojo.

b) Conjuntivitis bacteriana

La conjuntivitis bacteriana es mucho menos común que la conjuntivitis viral, causada generalmente por una de las cinco bacterias: Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis y Pseudomonas aeruginosa.

La transmisión de la conjuntivitis bacteriana produce de la misma manera que la conjuntivitis viral, es decir, a través del contacto con secreciones contaminadas. En la forma  bacteriana, sin embargo, estornudos y tos son inusuales y la transmisión es realmente limitada a contactos personales. Compartir toallas y compartir la misma cama son situaciones de alto riesgo.

Es bueno señalar que, a pesar de los síntomas de la conjuntivitis ser casi exclusivamente oculares, las bacterias o virus pueden estar por toda la piel, siendo posible la contaminación de las manos con un simple  contacto con la persona infectada.

A diferencia de la forma viral, la conjuntivitis bacteriana necesita de colirios con antibióticos para mejorar (voy a hablar sobre el tratamiento posteriormente).

c) Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica se produce cuando los ojos entran en contacto con cualquier sustancia en el aire que cause irritación. La inflamación de la conjuntiva ocurre por una reacción alérgica a una de estas sustancias, que pueden ser, por ejemplo, polen, polvo, pelos de animales, moho, etc.

La conjuntivitis alérgica no es transmisible. Quien tiene conjuntivitis alérgica no necesita estar fuera de su escuela o del trabajo. También no es necesario separar toallas, cubiertos o ropas de cama.

La forma alérgica se diferencia de la bacteriana y viral debido al intenso prurito en los ojos. A menudo, también están presentes otros síntomas de la alergia como estornudos y rinorrea (lee: RINITIS ALÉRGICA – Síntomas y Tratamiento).

Una persona que vive conmigo está con conjuntivitis infecciosa (bacteriana o viral). ¿Cómo debemos proceder?

– No compartir toallas, ropas de cama o cubiertos.
– No dormir en la misma cama.
– Evitar el contacto cercano como abrazos y besos.
– Los dos deben lavarse las manos con frecuencia.
– Evita rascarte los ojos. Si lo hace, lávate las manos antes y después.
– Gafas de sol ayudan en la sensibilidad a la luz, pero no previenen la transmisión.

Es importante saber que, inclusive con todo cuidado, las conjuntivitis, sobre todo las virales, son muy contagiosas, por lo tanto, invariablemente, la persona que comparte el mismo techo termina contaminándose  también.

Síntomas de la conjuntivitis

Los primeros síntomas de la conjuntivitis suele ser ardor, lagrimeo, sensación de arena en el ojo y “soldadura” de los párpados. En poco tiempo, los ojos se ponen rojos y una secreción purulenta puede presentarse (legaña excesiva), sobre todo en la forma bacteriana.

Otros síntomas comunes son picor en los ojos, dolor, hinchazón de los párpados y fotofobia (intolerancia a la luz brillante). En general, excepto por fotofobia, no hay ningún otro cambio en la capacidad visual. El paciente siente mucha incomodidad en el ojo, pero todavía  sigue viendo bien.

La conjuntivitis generalmente comienza en un ojo, siendo común la contaminación del otro después de algunos días.

Cómo distinguir una conjuntivitis viral, bacteriana y alérgica

Muchos signos y síntomas de la conjuntivitis son similares, independientemente de la causa. Por lo tanto, la distinción se hace generalmente mediante el reconocimiento de los signos y síntomas típicos de cada una de las formas.

  • Las tres formas de inflamación de la conjuntiva generalmente causan secreciones oculares. En la conjuntivitis bacteriana la secreción es generalmente purulenta, mientras que en las formas virales y alérgicas es más acuosa.
  • En la forma viral, otros síntomas de virosis suelen estar presentes, como tos, estornudos, dolor de garganta y malestar general.
  • La forma alérgica suele afectar ambos ojos, mientras que las formas infecciosas (virales o bacterianas) generalmente comienzan con un ojo y solamente después de algunos días llegan al otro.

Durante el examen también hay varios signos que ayudan al médico a identificar el origen de la inflamación de la conjuntiva.

No es fácil hacer el diagnóstico diferencial entre los tipos de conjuntivitis. La mayoría de los médicos no oftalmólogos no sabe hacerlo bien. Esto implica en una excesiva prescripción de colirios con antibióticos para conjuntivitis virales y alérgicas, que no necesitan de los mismos.

Tratamiento de la conjuntivitis

El primer paso para todo paciente con los ojos rojos es buscar un oftalmólogo. Primero porque varias enfermedades oftalmológicas, que no son la conjuntivitis, pueden dejar los ojos rojos. Segundo porque la distinción entre conjuntivitis viral, bacteriana o alérgica es importante no sólo para el tratamiento, sino también para el alejamiento temporal de la escuela o  del trabajo.

Generalmente se indica lavar los ojos con frecuencia con una solución salina fría. Compresas empapadas en suero frío también ayudan. En casos de conjuntivitis bacteriana, se puede usar colirios con antibióticos apropiados durante 7 a 10 días.

Nunca automedicarse. Hay colirios específicos para cada tipo de conjuntivitis. Algunos tienen antiinflamatorios, otros antibióticos y también hay colirios con antialérgicos.

Quien usa lentes de contacto, debe evitarlas hasta la desaparición de los síntomas (Lee: LENTES DE CONTACTO – Tipos, Complicaciones y Cuidados).

compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008