RABIA – Transmisión, Síntomas y Vacuna

La rabia es una zoonosis (enfermedad transmitida de animales a seres humanos) causada por un virus. Es una de las enfermedades más graves que se conoce, con una tasa de mortalidad de casi el 100%. Ninguna otra enfermedad infecciosa tiene una tasa tan alta de mortalidad. A pesar de la existencia de la vacuna y  de la inmunoglobulina, que ayudan a prevenir la rabia humana, todavía aproximadamente 70000 personas mueren de rabia anualmente en todo el mundo.

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Qué es la rabia humana.
  • Transmisión de la rabia.
  • Síntomas de la rabia.
  • Tratamiento y vacuna contra rabia.
  • Relación de la rabia con murciélagos.

Si  estás buscando informaciones sobre los cuidados necesarios con heridas causadas por mordeduras de perros, accede al siguiente enlace: QUÉ HACER EN CASO DE MORDEDURA DE PERRO.

Qué es la rabia humana

La rabia es una enfermedad infecciosa grave causada por el virus del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae, que causa  la muerte de prácticamente el 100% de los pacientes infectados. Desde el siglo XIX, sin embargo, ya existe una  vacuna contra la rabia, siendo muy eficaz en la prevención de la propagación de la enfermedad si administrada en tiempo hábil.

La rabia es una enfermedad transmitida solamente por animales mamíferos, generalmente a través de la mordedura e  inoculación de los virus presentes en la saliva dentro de la piel.

El virus de la rabia tiene atracción por las células del sistema nervioso, invadiendo inmediatamente los nervios periféricos después de ser inoculados a través de la piel. Cuando en los nervios, el virus pasa a moverse lentamente, cerca de 12 mm al día, hacia el sistema nervioso central. Al llegar al cerebro, el virus causa encefalitis rábica, la temida complicación que lleva  pacientes a la muerte.

Transmisión de la rabia

La rabia es una zoonosis. El virus es transmitido por mordeduras y arañazos de mamíferos contaminados. En la mayoría de los casos la transmisión ocurre a través de perros o murciélagos. Sin embargo, varios otros mamíferos pueden transmitir la enfermedad, entre ellos:

– Hurón (ferrets).
– Zorros.
– Coyotes.
– Mapaches.
– Zorrillos.
– Gatos.
– Monos.

Mamíferos no carnívoros, como cerdo, vaca, cabra, caballo, etc., también están asociados con casos de rabia, pero estos son más raros.

Pequeños roedores como ardillas, ratas, conejos, cobayas y hámsteres no son transmisores habituales de rabia y no hay informes en  la literatura médica de casos de rabia humana transmitida por ellos. Animales no mamíferos, como lagartos, peces y aves NUNCA transmiten rabia.

Desde la implementación de programas de vacunación contra la rabia en perros y gatos, se desplomó el número de casos de rabia humana. En Europa y Estados Unidos, por ejemplo, el virus de la rabia actualmente circula más en zorros y murciélagos que en perros, lo que disminuye el riesgo de exposición de los seres humanos.

Virtualmente casi todos los casos de rabia humana se transmiten por mordeduras o arañazos de animales infectados. Como el virus está presente en la saliva de animales infectados, otra posible vía de transmisión, pero mucho menos frecuente, es a través de lamidas en mucosas, como la boca, o heridas abiertas. El viejo hábito de ofrecer heridas para los perros lamer, además de facilitar la infección bacteriana de la lesión, puede también ser una fuente de contaminación.

No hay ninguna transmisión entre seres humanos, y no hay ningún riesgo para familiares o el personal médico que se encarga de los  pacientes *. La transmisión también no ocurre por objetos o alimentos, ya que el virus no sobrevive en el medio ambiente, muriendo rápidamente cuando está expuesto a la luz solar o cuando la saliva contaminada seca. Por ejemplo, no hay casos de transmisión de rabia a través de frutas manejadas por murciélagos infectados.

* De hecho, existen pocos informes en la literatura médica de  transmisión de rabia entre los seres humanos, pero estos son casos aislados y mal documentados. La única forma de transmisión de rabia entre los seres humanos, debidamente documentada, es a través de trasplante de órganos con donantes infectados.

El contacto con la piel íntegra no ofrece riesgo, aunque el animal lame la persona. De igual manera, tocar en animales contaminados, como hacer cariño en perros o solo tocar la mano en un murciélago, tampoco ofrece riesgo de contaminación. El virus solamente está presente para transmisión en la saliva, no habiendo riesgo de contaminación cuando hay contacto con sangre, heces u orina de animales infectados.

Síntomas de la rabia humana

El virus de la rabia tiene atracción por el sistema nervioso central, alojándose frecuentemente en el cerebro después de un largo viaje a través de los nervios periféricos.

La encefalitis, inflamación del encéfalo, es el resultado final de la instalación y multiplicación del virus en el sistema nervioso central. Los síntomas de la rabia son todos  consecuentes de este acometimiento  del cerebro. Son ellos:

– Confusión mental.
– Desorientación.
– Agresividad.
– Alucinaciones.
– Dificultad de deglutir.
– Parálisis motora.
– Espasmos musculares.
– Salivación excesiva.

Una vez iniciados los síntomas neurológicos, el paciente progresa a la muerte en un 99,99% de los casos.

La evolución de la rabia se puede dividir en 4 partes:

  • Incubación – el virus se propaga por los nervios periféricos lentamente. Desde la mordedura hasta la aparición de los síntomas neurológicos suele tener un intervalo de 1 a 3 meses. Mordeduras en la cara o las manos son más peligrosas y tienen un tiempo de incubación más corto.
  • Pródromos – son síntomas no específicos que ocurren antes de la encefalitis. En general, consisten en dolor de cabeza, malestar general, fiebre baja, dolor de garganta y vómitos. También pueden haber entumecimiento, dolor y picazón en el local de la mordedura o arañazo.
  • Encefalitis – es el cuadro de  inflamación del sistema nervioso central que ya se ha descrito anteriormente.
  • Coma y óbito – se producen en promedio 2 semanas después del inicio de los síntomas.

Tratamiento de la rabia

Una vez que el paciente ha desarrollado los síntomas de la rabia, no hay ningún tratamiento eficaz. La tasa de mortalidad es de casi el 100%. Hay informes de 2 pacientes que sobrevivieron a la rabia después de que el uso de los fármacos antivirales ribavirina y amantadina (llamado protocolo  Milwaukee). Sin embargo, este tratamiento ha sido probado en varios otros pacientes con síntomas de rabia y fue ineficaz.

Afortunadamente, mientras que prácticamente el 100% de los pacientes mueren después de la aparición de los síntomas, por otra parte, hay vacuna y tratamiento profiláctico  con inmunoglobulinas (anticuerpos), que son altamente eficaces e impiden el desarrollo de la rabia, si se administra en tempo hábil (vamos a explicar este tratamiento más adelante).

Cuidados iniciales

En el caso de una mordedura por cualquier mamífero, debemos lavar la herida con agua y jabón para prevenir la contaminación por bacterias presentes en la saliva de los animales. Después de esta primera limpieza, el paciente debe buscar un centro médico para que el equipo de salud pueda determinar si es necesario iniciar un tratamiento profiláctico (preventivo) con la vacunación contra la rabia. También es importante vacunar al paciente contra el tétano si la última vacunación ha pasado más de 10 años (Lee: TÉTANO – Causas, Síntomas y Vacuna).

Si el animal es doméstico es importante obtener el libro de  vacuna del mismo, indicando su vacunación contra la rabia. Animales correctamente vacunados no son fuentes de transmisión de la rabia. En estos casos, no hay necesidad de iniciar ningún tratamiento a menos que el animal pase a presentar síntomas de rabia unos días después de la mordedura.

En perros, gatos y hurones, el tiempo máximo de la evolución de la enfermedad, desde la aparición del virus en la saliva hasta la muerte, es solamente de 10 días. Cuando alguien es mordido o arañado por uno de estos animales, se indica  la observación del mismo durante 10 días. Si el animal no se enferma en este intervalo es porque él no era contaminante en el día de la mordedura, así,  no hay ningún riesgo de rabia para el paciente.

Si el animal es un perro callejero sin dueño, o salvaje, como un murciélago o un zorro, es importante capturarlo para que se pueda examinarlo por un médico veterinario para buscar signos del virus de la rabia. Si la captura del animal no es viable, el tratamiento profiláctico debe ser indicado, asumiendo que esté infectado con el virus de la rabia. Por lo tanto, el tratamiento se debe comenzar tan pronto como sea posible, ya que la profilaxis contra la rabia se considera una emergencia médica.

Mordeduras en la cabeza o en el cuello son mucho más graves por estar cerca del cerebro. Manos y  pies también son peligrosos, porque son zonas con mucha inervación, facilitando la llegada del virus a los nervios periféricos. En estos casos, el tiempo del recorrido del virus hasta el cerebro es mucho más corto que de costumbre, y el período de incubación puede ser de pocos días. Estos pacientes deben recibir tratamiento profiláctico urgente independientemente de la situación del animal.

Lo más importante es entender la gravedad de la rabia. No se debe nunca descuidar   una mordedura o arañazo de animales. No te bases solamente en el aspecto del animal para definir si él tiene o no rabia. Una vez mordido, busca una clínica para recibir las directrices.

El tratamiento de la rabia se divide en profilaxis pre-exposición y profilaxis post-exposición. Vamos a hablar un poco sobre ellas.

Profilaxis pre-exposición

La profilaxis pre-exposición es el tratamiento preventivo para los individuos que aún no han estado expuestos al virus. Se hace con la vacuna contra la rabia y solamente se recomienda para individuos con alto riesgo de contaminación, tales como:

– Médicos veterinarios.
– Biólogos.
– Agrotécnicos.
– Personas que trabajan en el laboratorio de virología.
– Personas que trabajan con animales silvestres.
– Personas involucradas en la captura y el estudio de animales sospechosos de tener rabia.
– Personas que van a viajar a zonas donde no hay ningún control de la rabia en los animales.

La vacuna contra la rabia se administra en tres dosis en los días 0, 7 y 28. Dos semanas después del final de la vacunación se debe hacer un examen de sangre para determinar si hubo respuesta inmunológica con adecuada producción de anticuerpos.

La vacunación contra la rabia puede ser administrada por vía subcutánea o intramuscular. La región glútea, sin embargo, generalmente no se utiliza porque resulta en bajos niveles de anticuerpos que lo deseado.

Profilaxis post-exposición

La profilaxis post-exposición es aquella que se realiza solamente después de que el individuo ha sufrido una mordedura de un mamífero.

Existen varios esquemas de tratamiento profiláctico, con vacunas e inmunoglobulinas. Dependiendo de la severidad de la lesión, el esquema puede incluir un máximo de 10 días seguidos de vacunación diaria, además de la administración de inmunoglobulina. Todos los pacientes agredidos por animales deben encontrar una clínica tan pronto como sea posible para recibir orientación sobre el tratamiento.

La profilaxis se puede resumir en esta tabla:

Tabla rabia

Para más detalles técnicos sobre la vacunación contra la rabia, accede a las normas técnicas de profilaxis  de la rabia humana del Ministerio de Salud de su país.

Murciélagos y rabia, un caso especial

Murciélagos son generalmente animales infectados con rabia. En los Estados Unidos, en los últimos 15 años, más del 90% de casos de rabia fueron causados por mordeduras de murciélago.

El gran problema es que la mordedura puede pasar desapercibida, especialmente cuando la víctima duerme. Por lo tanto, la profilaxis pos exposición está indicada para aquellos que despiertan y encuentran un murciélago en su habitación, incluso si no hay signos de  mordedura o arañazo. Como la rabia es muy letal, en caso de duda, siempre se debe asumir que la mordedura ha ocurrido.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More