PRIMERA MENSTRUACIÓN – MENARQUÍA

Menarquía es el término con el que los médicos se refieren a la primera vez que las mujeres tienen su menstruación.

La primera menstruación de vida de la mujer se llama y ocurre generalmente entre 10 y 14 años de edad. A la edad de 15 años, más del 95% de las niñas habrá tenido su primera menstruación, razón por la cual esto se considera como edad límite para el surgimiento de la menarquía. Las chicas que completan 16 años sin tener nunca menstruado deben ser evaluadas por un ginecólogo, para que él o ella pueda investigar las razones de dicho retraso.

La menarquía es una de las manifestaciones de la pubertad, pero no es la única ni la más precoz. Varias alteraciones en el cuerpo de las chicas pueden notarse antes de la llegada de la menarquía y sirven como advertencia a la llegada del primer período.

En este artículo vamos a explicar qué es la menarquía, cuando surge, cuáles son sus signos y síntomas y lo que puede significar cuando la menstruación a los  16 años de edad no ha todavía aparecido.

¿Qué es la menarquía?

Como se explica en la introducción al texto, la menarquía es el nombre que damos al primer período de una mujer, siendo este un hito en la vida de la niña, tanto desde un punto de vista cultural como fisiológico.

La menarquía se presenta porque los ovarios de las mujeres comienzan a producir hormonas desde el inicio de la pubertad. El primer período es solamente uno de los muchos cambios que el cuerpo de la mujer sufre en razón de una influencia hormonal en la adolescencia.

La aparición del período marca el inicio de la vida fértil de la mujer, aunque la primera menstruación en sí misma no necesariamente está asociada a una ovulación. La primera menstruación puede ocurrir únicamente por acción de los estrógenos en el endometrio, que es el tejido que recubre la pared interna del útero. Después de la menarquía, sin embargo, la tendencia es que la chica comience a ovular, inicialmente de forma irregular, que se traduce en ciclos menstruales muy irregulares y posteriormente, con el paso de los años, más regulares y previsibles.

Por lo tanto, después de la menarquía, cualquier actividad sexual sin anticonceptivos puede resultar en un embarazo. La aparición de la primera regla es una gran oportunidad para los padres hablar del control de la natalidad y llevar a la chica a una primera evaluación del ginecólogo (Lee: 20 Métodos Anticonceptivos y Sus Tasas de Éxito).

¿Cuándo surge la primera regla?

Curiosamente, a lo largo de los últimos 150 años, la edad de la menarquía ha estado disminuyendo constantemente. Informes del siglo XIX nos muestran que el primer período se produjo en promedio entre 16 y 17 años de edad. Alrededor de 1920, la edad media de menarquía había caído para 14 y 15 años, y desde la segunda mitad del siglo XX alrededor de 12 y 13 años.

Varios factores pueden explicar esta tendencia de reducción de la edad de la menarquía, entre ellos cambios en la dieta a lo largo de las generaciones, porcentaje de grasa de las chicas, sedentarismo, exposición al tabaquismo, ingesta de alcohol, factores socioeconómicos, estrés, etc. El factor individualmente más importante, sin embargo, sigue siendo la historia familiar. Las niñas cuyas madres tenían una menarquía tardía tienden a menstruar más tarde también.

Actualmente, la menarquía ocurre generalmente entre 10 y 14 años, con el promedio entre  12 y 13 años.

¿Cuáles son los signos que sugieren que la menarquía está próxima?

Como ya se mencionó, la menarquía es uno de los hitos de la pubertad, pero no es el primero de ellos. Años antes de la menarquía, el cuerpo de la niña ya comienza a pasar por varias transformaciones, inducidas por el principio de la producción de hormonas sexuales por los ovarios. En general, la menarquía generalmente aparece de 2 a 2,5 años después del inicio de la pubertad.

El primer signo del inicio de la pubertad suele ser la aceleración del crecimiento, llamado crecimiento puberal. Sin embargo, en los primeros años de la pubertad, esta aceleración no es tan clara y, en la mayoría de los casos, el primer signo evidente es la aparición del brote mamario, denominado telarca. En el 15% de las niñas, la aparición de los primeros  vellos púbicos, evento llamado pubarca, ocurre antes de la telarca y es el signo sensible más temprano de la pubertad. Por lo tanto, la primera menstruación ocurre generalmente cerca de 2 años después de la telarca o pubarca.

Entre 6 a 12 meses antes de la menarquía, el aumento de la producción de estrógeno por los ovarios genera cambios en la mucosa de la vagina, causando la aparición de una secreción vaginal fisiológica. Esta secreción, que se produce en los primeros años de la pubertad, es generalmente fina, de color blanquecino, no tiene olor y no causa picazón ni ardor. Es un flujo benigno y no tiene ninguna significación clínica. Si deseas conocer las características de los diferentes tipos de flujo vaginal, lee: Tipos de Flujo Vaginal: Blanco, Amarillo, Marrón…

Cerca de 6 meses antes de la menarquía, la chica pasa por la fase final de la etapa de crecimiento puberal, que es la etapa de la adolescencia con una mayor velocidad de crecimiento. Meses antes de la menstruación, la niña llega a tener una velocidad de crecimiento de 8 a 10 cm al año. Cuando viene la menstruación, la niña ya ha alcanzado aproximadamente el 96% de su altura final y la velocidad de crecimiento cae, anunciando el fin de la etapa de crecimiento puberal. Por lo tanto, después de la menarquía, la chica no deja de crecer, solamente lo hace de una manera menos intensa y más lenta. Una chica que tiene 1,60 metros de altura durante la menarquía puede todavía crecer hasta 1,66 o 1,67 metros en los próximos 2 o 3 años.

¿Qué hacer si la primera menstruación no ha aparecido hasta los 16 años?

La ausencia de menstruación se llama amenorrea. La amenorrea se divide en dos formas: primaria y secundaria. Cuando la menstruación para de bajar en mujeres que ya han menstruado alguna vez en la vida,  llamamos amenorrea secundaria. Cuando la mujer llega a 16 años*  sin nunca haber menstruado, decimos que ella tiene amenorrea primaria.

* Algunos doctores consideran 15 años en lugar de 16 el límite de edad para decir que la chica tiene amenorrea primaria.

Por lo tanto, si una chica tiene un crecimiento normal y ya muestra signos de la pubertad, pero a los 15-16 años todavía no ha presentado la menarquía, ella debe hacer una visita a un ginecólogo para investigar la causa. Esta visita al ginecólogo debe ser anticipada si la niña a los 13 años no haya tenido su menarquía y también no presente ningún signo de inicio de la pubertad. La ausencia de menstruación, de  la telarca y de la  pubarca a los 13 años es un signo de pubertad tardía y debe ser investigada.

Es importante siempre conocer la edad de menarquía de la madre. Si la madre tuve su menarquía solamente a los 15 o 16 años, podemos quedarnos más descansados, porque lo más probable es que la hija tenga su primer período con más o menos la misma edad. Por otro lado, si la madre tuvo su menarquía a los 12 años y la hija a los 15 todavía no ha menstruado, es una indicación que pueda existir algún problema.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la menarquía?

Días antes de la bajada de la primera regla, la mujer puede comenzar a tener, por primera vez, los síntomas del famoso síndrome premenstrual (SPM). Cambios de humor, retención de líquidos, aumento de la sensibilidad de las mamas, cólicos abdominales y calambres son signos y síntomas frecuentes.

Cuando el primer período baja es habitual la chica notar, inicialmente, una mancha de sangre en su ropa interior o en el inodoro.

¿Cómo es la primera menstruación?

El aspecto de la primera menstruación varía de caso a caso, pero el más común es que el flujo sea débil. Hay niñas, sin embargo, que desde la primera menstruación ya presentan gran flujo menstrual.

El color de la menstruación varía según el tiempo de sangrado y el flujo. La sangre de la menstruación es generalmente roja oscura, casi vino. Sin embargo, cuando se pone gran tiempo en contacto con el aire, la sangre se oxida y se convierte más oscura. Por lo tanto, al comienzo de la menstruación, la sangre tiende a ser más viva, pero con el paso de los días se pone más oscura. Si el flujo es grande, la sangre se elimina más rápidamente y tiene menos tiempo para ser oxidada. Por el otro lado, si desde el inicio el flujo menstrual es pequeño, la sangre tarda más tiempo para ser eliminada,  quedándose más oscurecida.

La existencia de “bolitas” en la menstruación es perfectamente normal e indica solamente la presencia de coágulos. La menstruación no es un sangrado activo, que ocurre cuando nos herimos; la menstruación es el desprendimiento de la pared interna del útero. Por lo tanto, lo que es expulsado a través de la vagina es una mezcla de tejidos, glándulas, moco, secreciones, sangre coagulada, vasos sanguíneos y otras estructuras que formaban parte de la pared del endometrio.

¿Qué ocurre después de la primera menstruación?

La primera regla suele durar entre 3 a 8 días y luego desaparece. No esperes ningún cambio brusco en su aparición inmediatamente después de la menarquía. Si no cuentas,  nadie sabrá que has tenido tu período.

El día que el segundo período vendrá es siempre una incógnita. Como el ciclo hormonal de la chica todavía es muy inmaduro, imprevisiblemente se produce la ovulación. La próxima menstruación puede venir en el mes siguiente o solamente 2 meses más adelante. En los dos primeros años, la característica principal del ciclo menstrual es irregular y poco predecible.

No es raro que la niña presente algún sangrado vaginal en la mitad del ciclo. En muchos casos, este sangrado es inclusive más voluminoso que el de la menstruación. Esta pérdida de sangre vaginal se llama sangrado disfuncional anovulatorio. La diferencia de este sangrado para la menstruación es el hecho de ocurrir con menos de 24 o más de 38 días de diferencia de intervalo, no causa síntomas, tales como retención de líquido o cólicos, suele tener gran volumen y no está asociado con la ovulación.

¿Las niñas vírgenes pueden usar tampones?

Sí, el himen normal es una membrana en forma de anillo, con un agujero en su centro. Es por este  agujero que sale la sangre de la menstruación y es en el que el tampón se acomoda. La elección entre absorbente externo o interno es personal y depende de factores como la comodidad y el volumen de la menstruación.

¿Te resultó útil este artículo?  
1 Estrela2 Estrelas3 Estrelas4 Estrelas5 Estrelas6 Estrelas7 Estrelas8 Estrelas9 Estrelas10 Estrelas (13 votos, Nota: 9,46)
Cargando…

Publicidade - Publicidad

También podría gustarte