CAUSAS DE MUERTE SÚBITA

Llamamos muerte súbita a cualquier evento que lleve un individuo a la muerte inesperada y relativamente rápida. La muerte súbita puede ocurrir en cualquier grupo de edad, pero es más común en personas mayores, que ya sufren de enfermedad cardíaca. Sin embargo, hasta jóvenes atletas o bebés supuestamente sanos pueden morir repentinamente.

En este artículo vamos a revisar las principales causas de muerte súbita en adultos, en niños y jóvenes deportistas.

¿Qué es una muerte súbita?

La definición exacta de muerte súbita no es todavía un consenso en la Medicina. Algunos grupos definen la muerte súbita como una muerte inesperada que ocurre tan rápidamente a partir de la aparición de los síntomas que su causa no puede ser establecida de forma clínica con certeza absoluta. Esta definición excluye cualquier tipo de muerte violenta, sea por asesinato, suicidio o accidentes, así como complicaciones de enfermedades previamente conocidas, tales como infecciones severas o cáncer.

Otros grupos prefieren definir la muerte súbita como un evento que ocurre de modo, a principio, inexplicable y que lleva el paciente a la muerte dentro de la primera hora después del inicio de los síntomas. También se enmarcan en el concepto de muerte súbita las personas que son encontradas muertas de maneras inesperadas e inexplicables.

Como son óbitos de causa clínicamente desconocida, los individuos que sufren muerte súbita deben siempre ser llevados a la autopsia para que el origen de la muerte pueda ser aclarado.

Causas de muerte súbita en adultos

En la mayoría de los casos de muerte súbita, la causa tiene origen en el corazón. Problemas pulmonares, vasculares y cerebrales también pueden llevar el paciente a una muerte súbita e inesperada.

De hecho, hay decenas de posibles causas para una muerte súbita. Situaciones como ingestión accidental de veneno, shock eléctrico de alto voltaje o asfixia después de atragantarse con un objeto o alimento pueden causar una muerte súbita. Pero no es sobre este tipo de muerte súbita, causada por situaciones accidentales, que vamos a hablar. Lo que vamos a describir aquí son muertes súbitas causadas por eventos naturales, o sea, provocadas por alguna enfermedad o defecto del organismo.

1- INFARTO FULMINANTE

Infartos fulminantes son la forma más común de muerte súbita y ocurren por dos mecanismos básicos:

Necrosis extensa del músculo cardíaco que lleva a un fallo repentino de de bomba cardíaca.
Cambios en la conducción eléctrica normal del corazón que llevan al desarrollo de arritmias cardíacas malignas.
El infarto fulminante es más común en personas mayores, ya con histórico de infartos anteriores y/o con factores de riesgo para enfermedad cardiovascular, como diabetes, hipertensión arterial, colesterol elevado, tabaquismo, etc.

El cuadro clínico es similar al de cualquier infarto, con dolor en el pecho con sensación de aprieto que puede o no irradiarse al brazo izquierdo o cuello, dificultad para respirar y sudoración. En infartes severos, el paciente entra en colapso rápidamente, con hipotensión y pérdida de la consciencia.

Tenemos un artículo exclusivo sobre infarto fulminante que se puede acceder en este enlace: INFARTO FULMINANTE.

2- ARRITMIAS MALIGNAS

Las arritmias cardíacas malignas no ocurren solamente después de un ataque al corazón. En verdad, varias enfermedades cardiacas pueden causar arritmias y, consecuentemente,  la muerte súbita.

fibrilación ventricular

Llamamos  arritmia maligna a todos los cambios eléctricos  del corazón que lo impiden  de bombear sangre con eficacia. El tipo de arritmia cardíaca más grave es la fibrilación ventricular

El corazón del paciente con fibrilación ventricular no se contrae con eficacia y el paciente entra en paro cardíaco, a pesar de todavía tener actividad eléctrica en el corazón. El paciente está sin pulso porque la actividad eléctrica de la fibrilación ventricular es tan caótica que no puede conducir con eficacia la contracción del músculo cardíaco.

Entre las enfermedades que pueden generar una arritmia cardíaca maligna podemos citar:

– Insuficiencia cardíaca severa (Lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas y Síntomas).
– Miocarditis.
– Cardiomiopatía hipertrófica.
– Prolapso de válvula mitral con regurgitación mitral (Lee: PROLAPSO DE LA VÁLVULA MITRAL).
– Síndrome del QT largo.
– Síndrome de Brugada.
– Cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho.

Los síntomas de una arritmia maligna suelen ser palpitaciones, dolor torácico, taquicardia (corazón muy acelerado) e hipotensión. El paciente puede evolucionar rápidamente para la pérdida de la conciencia.

Las arritmias malignas son una forma de muerte súbita que puede revertirse si reconocida y tratada inmediatamente. Se hace el tratamiento con un desfibrilador, que es una máquina que emite descargas eléctricas con el fin de abortar una arritmia maligna. Hoy en día, locales con gran flujo de personas, como aeropuertos y centros comerciales, poseen máquinas de desfibrilación automática, capaces de reconocer arritmias y emitir descargas eléctricas cuando es necesario.

Pacientes con alto riesgo de arritmias malignas, especialmente aquellos con insuficiencia cardiaca, pueden recibir un desfibrilador implantable, que es una especie de marcapaso cardíaco capaz de reconocer y liberar descargas eléctricas si el paciente entra en arritmia.

Hablamos más sobre arritmias cardíacas en un texto aparte que puede ser consultado en este enlace: TAQUICARDIA Y PALPITACIONES CARDÍACAS.

3- EMBOLIA PULMONAR

La embolia pulmonar (tromboembolismo pulmonar) es otra causa muy frecuente de muerte súbita. Generalmente este cuadro es causado cuando el paciente tiene una trombosis en las piernas y un trozo del trombo se suelta, viajando por la circulación sanguínea a los pulmones. Si el émbolo (coágulo que viaja por la circulación sanguínea) es muy grande, puede obstruir la arteria pulmonar, causando un infarto repentino y extenso en el pulmón.

El principal factor de riesgo de una embolia pulmonar es la presencia de trombosis en venas profundas de miembros inferiores, cuyos factores de riesgo son:

– Cirugía reciente, especialmente en la región pélvica o las piernas.
– Traumatismo de los miembros inferiores.
– Cáncer (lee: 14 SIGNOS Y SÍNTOMAS DEL CÁNCER).
– Insuficiencia venosa grave de los miembros inferiores.
– Uso de píldora anticonceptiva.
– Embarazo.
– Enfermedades de la coagulación, llamadas trombofilias.

La embolia pulmonar debe ser considerada en cualquier paciente supuestamente sano que  presenta una muerte súbita días después de una cirugía extensa o un traumatismo.

Tenemos un artículo específico sobre embolia pulmonar: EMBOLIA PULMONAR – Síntomas y Tratamiento

4- RUPTURA DE ANEURISMA

Otro evento catastrófico que puede llevar una persona a la muerte dentro de minutos es la ruptura  de un aneurisma, sea cerebral o de la arteria aorta.

a. Aneurisma aórtico
Los aneurismas aórticos son más comunes en personas de edad avanzada, fumadores e hipertensos con colesterol alto. El aneurisma de la arteria aorta es un defecto que evoluciona con los años, pero su interrupción es una emergencia médica que puede llevar el paciente a la muerte en minutos a horas. Aneurismas mayores de 5,5 cm son los que tienen un mayor riesgo de rotura.

Los síntomas de la ruptura de un aneurisma de la arteria aorta son dolor abdominal o torácico, taquicardia (corazón acelerado), palidez de la piel e hipotensión arterial, que ocurre debido a la pérdida de sangre rápida y masiva.

La única posibilidad de supervivencia ocurre cuando el cuadro es reconocido rápidamente y el paciente puede ser sometido a una cirugía para contención de la hemorragia.

b. Aneurisma cerebral

El cuadro de ruptura de un aneurisma cerebral es todavía más dramático que de un aneurisma aórtico. En este caso, no es la pérdida de sangre masiva la causa de la muerte rápida, sino el aumento de la presión intracraneal y la compresión del cerebro por el sangrado que ocupa espacio dentro de la bóveda craneal.

El cuadro clínico suele comenzar con dolor de cabeza repentino y severo. Es muy común el paciente señalar que es el dolor más intenso que ha sentido alguna vez en la vida. En los casos más graves el paciente evoluciona con vómitos, desorientación y pérdida de la conciencia.

Tenemos textos específicos sobre aneurismas, que pueden ser accedidos en estos enlaces:

ANEURISMA DE LA AORTA ABDOMINAL
ANEURISMA CEREBRAL – Síntomas y Tratamiento

5- ACV -ACCIDENTE CEREBROVASCULAR

La mayoría de los casos de accidente cerebrovascular no causa la muerte súbita pero, dependiendo de la extensión del infarto cerebral y del área afectada, el paciente puede evolucionar de forma desfavorable muy rápidamente. Las lesiones del tronco cerebral pueden ser dramáticas, ya que es la región que controla funciones vitales como la respiración, por ejemplo.

El accidente cerebrovascular hemorrágico,  que provoca hemorragia intracerebral, es otra forma de ACV que también puede evolucionar con la muerte relativamente rápida. Esta forma de ACV ocurre, generalmente, en personas de edad avanzada y con hipertensión arterial mal controlada.

Para saber más sobre el ACV, lee los siguientes artículos:

ACV – ICTUS CEREBRAL – Causas y Síntomas.
7 SÍNTOMAS DEL ACV – ACCIDENTE CEREBROVASCULAR.

6- EPILEPSIA

Pacientes con epilepsia tienen un riesgo de muerte súbita ligeramente mayor que la población general, principalmente los adultos jóvenes. Las causas no están bien aclaradas y la mayoría de los casos ocurre durante el sueño. La muerte súbita e inexplicada de la epilepsia representa alrededor de un 2 a 18% de las muertes en pacientes epilépticos.

Pacientes con episodios frecuentes de convulsiones son el grupo con mayor riesgo. Otros factores de riesgo son mala adherencia al tratamiento antiepiléptico,  alcoholismo,  episodios de crisis convulsiva nocturna y edad entre 25 y 40 años.

Muerte súbita en atletas

La muerte súbita asociada a la actividad física es un evento raro, pero devastador, porque las víctimas son generalmente jóvenes y aparentemente saludables. La gran mayoría de los casos tiene origen cardíaco,  provocado por una enfermedad cardiovascular preexistente, pero no diagnosticado hasta el momento del paro cardiaco. La causa de la muerte súbita es, generalmente, una arritmia cardíaca maligna.

A pesar del impacto mediático que generalmente la muerte súbita de un atleta causa, la incidencia de este evento en los últimos 20 años ha sido rara, ocurriendo en solamente 1 de cada 300.000 atletas.

Las principales alteraciones cardíacas que predisponen los atletas a la muerte súbita son:

– Miocardiopatía hipertrófica.
– Anomalías congénitas de la arteria coronaria.
– Cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho.
– Miocarditis.
– Aneurisma aórtico.
– Prolapso mitral con regurgitación mitral.

Afortunadamente, muchos de estos cambios pueden ser detectados tempranamente mediante  exámenes médicos.

Vamos a hablar específicamente de muerte súbita en atletas amadores y  profesionales en un artículo que se escribirá muy pronto.

Síndrome de la muerte en los bebés

El síndrome infantil de muerte súbita (SIMS), también conocida como síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), es la principal causa de muerte entre bebés hasta el primer año de vida.

Como el nombre indica, el síndrome infantil de muerte súbita es un cuadro de muerte súbita del bebé en su primer año de vida, que ocurre de  forma inesperada e inexplicable en niños aparentemente sanos. La mayoría de los casos está asociada con el sueño, por lo que es también conocido como «muerte en cuna».

La ocurrencia de muerte súbita es rara en el primer mes de vida. El período de mayor riesgo se produce entre los 2 y 4 meses. Después del 4 º mes, el riesgo comienza a caer dramáticamente, por lo que solamente el 5% de los casos ocurre después de 6 meses de edad.

No sabemos las causas exactas de la muerte súbita en bebés, pero más probablemente es que existan múltiples factores. Entre los factores de riesgo, algunos se destacan, como las madres que fuman, habitaciones con alta temperatura y bebés que comparten una cama con sus padres o un hermano.

Sin embargo, el principal factor de riesgo y más famoso es la posición en que duerme el bebé. Los niños que duermen boca arriba presentan menos probabilidades de presentar un cuadro de muerte súbita en comparación con los niños que duermen de lado o con la barriga hacia abajo. La popularización de este hecho y la orientación de los padres por los pediatras han llevado a una reducción en la incidencia de muerte súbita en los bebés alrededor del mundo.

Vamos a hablar específicamente sobre la muerte súbita en los bebés en un artículo que se escribirá muy pronto.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas