LABERINTITIS – Síntomas, Causas y Tratamiento

La laberintitis, también conocida como neuritis vestibular, neurolaberintitis o vestibulopatia periférica aguda es una enfermedad benigna y autolimitada que causa intensos vértigos.

La laberintitis es causada por una inflamación del oído interno, región donde se ubica una estructura llamada laberinto, responsables del nuestro equilibrio. Entre todas las causas de los vértigos, la laberintitis es la más común.

Laberinto y oído interno

Para entender qué es la laberintitis primeramente se debe saber qué es el laberinto y cómo funciona el oído interno.

El laberinto es un órgano que forma parte del aparato vestibular, responsable de la función del equilibrio. El laberinto es un conjunto de arcos semicirculares que tienen líquido en su interior. El movimiento de estos líquidos es interpretado por el cerebro, que ayuda a identificar los movimientos y nos mantiene en equilibrio.

laberintite
Anatomía del oído

Las informaciones pasadas por medio del laberinto a través del movimiento de estos líquidos ayudan al cerebro a interpretar movimientos angulares, aceleraciones lineales y  fuerzas gravitacionales. Quien “siente” y lleva estos movimientos de los líquidos a fin de ser interpretados por el cerebro es el nervio vestíbulococlear, también llamado nervio auditivo.

El nervio auditivo tiene dos ramas, cada uno responsable de una de las funciones básicas del oído: la rama coclear informa al cerebro sobre sonidos recogidos por el oído, mientras que la rama vestibular informa sobre los movimientos de nuestro cuerpo captadas por el aparato vestibular.

Solamente como una curiosidad: ¿sabes por qué nos quedamos mareados después de girar varias veces? Porque cuando dejamos de girar, a pesar de que ya estamos parados, los líquidos dentro de nuestro oído interno se encuentran todavía en movimiento de rotación durante unos segundos, haciendo con que el cerebro interprete que aún estamos girando. Si cerramos los ojos, los mareos aumentan todavía más porque, de ojos abiertos, la visión alerta al cerebro que estamos parados, mitigando así el mensaje equivocado que el nervio auditivo está enviando.

¿Qué es laberintitis?

El término laberintitis ha sido  utilizado con error para designar cualquier enfermedad del laberinto. De hecho,  laberintitis es una inflamación del laberinto y / o de la porción vestibular del nervio auditivo, responsable de la inervación del laberinto. Esta inflamación es causada principalmente por una infección viral. En por lo menos un 50% de los casos de laberintitis el paciente relata haber tenido una virosis respiratoria reciente, como gripe, sinusitis o faringitis.

Más raramente la laberintitis puede ser causada por una infección bacteriana, ocurriendo generalmente después de un cuadro de otitis bacteriana o meningitis bacteriana. La laberintitis de origen bacteriano es un caso más severo que la laberintitis viral, pudiendo  evolucionar con sordera permanente y sepsis.La laberintitis también puede ser causada por otros tipos de virus, como el varicela zoster,  virus responsable de la varicela y  del herpes zóster. La reactivación de la varicela, llamada herpes zóster, puede afectar al oído interno en un cuadro llamado síndrome de Ramsay-Hunt, que se caracteriza por vértigo, pérdida de audición, lesiones dermatológicas y parálisis facial.

Síntomas de la laberintitis

El principal síntoma de la laberintitis es un repentino e intenso vértigo*, comúnmente asociado con náuseas, vómitos y desequilibrio al caminar. El cuadro de vértigo suele ser tan fuerte que el paciente busca reposo en la cama.

* Llamamos vértigo a un mareo que tiene característica de rotación, es decir, tenemos la impresión de que nosotros o nuestro entorno está girando.

Un signo importante del vértigo es la presencia de nistagmo: movimientos oculares involuntarios, rápidos y cortos, generalmente en dirección lateral, como en el vídeo a continuación. Ocurre en la laberintitis y  en todas las enfermedades que evolucionan con vértigo.

Los mareos del tipo vértigo también tienen como característica el hecho de presentar períodos de mejoría y empeoramiento a lo largo de los días. El vértigo usualmente suele empeorar cada vez que hay un movimiento brusco de la cabeza.

Cuando la laberintitis es causada por la inflamación del laberinto, también ocurre una pérdida auditiva en el oído afectado. Cuando la laberintitis ataca solamente la rama vestibular del nervio auditivo, lo que caracteriza una neuritis vestibular pura, solamente existen mareos sin pérdida de la audición ya que la rama coclear está intacta. El cuadro de pérdida de audición suele ser de leve a moderada intensidad, siendo más evidente para los sonidos de alta frecuencia. También es común la presencia de zumbidos.

Algunos médicos distinguen entre laberintitis y neuritis vestibular al llamar laberintitis solamente los casos donde hay pérdida de la audición, lo que indica inflamación del laberinto y no de la rama vestibular del nervio auditivo. Por lo tanto, resumiendo los síntomas de la laberintitis: vértigos, náuseas, vómitos, desequilibrio, pérdida de audición y zumbidos.

Duración de la laberintitis

La laberintitis es una enfermedad autolimitada que mejora espontáneamente, pero en algunos casos los síntomas pueden durar varias semanas. Por regla general, los primeros 2 o 3 días son los peores, con el cuadro presentando una mejora gradual en los próximos días. Un mareo residual, sobre todo después de movimientos bruscos de la cabeza, puede persistir durante varios meses. Solamente un 1% a 2% de los pacientes que tuvieron laberintitis presentan recurrencia de la enfermedad,   en general en el oído que no habían sido afectado.

Tratamiento de la laberintitis

Como ya fue mencionado, la laberintitis es un cuadro autolimitado que mejora solo con el tiempo. Sin embargo, los síntomas suelen ser muy intensos, incómodos,  a veces prolongado. Reposo e hidratación están indicados para todos los casos.

El uso de corticosteroides parece acelerar la curación de la laberintitis de origen viral. El régimen terapéutico  más utilizado es prednisona en altas dosis (60 mg) durante 5 días con reducción gradual a 5 mg en el 100 día.

El uso de medicamentos para controlar los síntomas también está indicado, siendo que los más utilizados son los antieméticos (contra mareos), tales como la metoclopramida (Plasil® o Primperan®),  y antihistamínicos. En algunos casos también se puede utilizar ansiolíticos como alprazolam y diazepam.

La laberintitis bacteriana es tratada con antibióticos.

¿Encontraste un error de traducción? Háganos saber por correo electrónico: pedro@mdsaude.com

Anúncios

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More