CIÁTICA – DOLOR EN EL NERVIO CIÁTICO

El dolor del nervio ciático, también llamado dolor ciático, ciatalgia o, simplemente, ciática, es un dolor de origen neuropático que se produce cuando el nervio ciático está inflamado.

El cuadro clínico clásico de la ciatalgia es el dolor lumbar irradiado a una de las piernas, pudiendo haber también pérdida de la sensibilidad y debilidad muscular en el miembro afectado.

¿Qué es el nervio ciático?

El nervio ciático, también llamado nervio isquiático, surge de la unión de las raíces nerviosas que nacen entre la 4a vértebra lumbar y la 3a vértebra del hueso sacro, originando un nervio espeso que desciende hacia el miembro inferior.

El nervio ciático es el nervio más largo en nuestro cuerpo, que va desde la columna lumbar hasta los pies, pasando por las nalgas, los muslos y las piernas. A lo largo de su trayectoria, varias ramas se ponen en marcha con el fin de inervar la estructura de las extremidades inferiores, tales como músculos, articulaciones y piel.

La compresión de la raíz de un nervio de columna vertebral se llama radiculopatía. El dolor  ciático ocurre, generalmente, debido a la compresión de una de sus raíces en la zona lumbar o sacra y se considera, por lo tanto, una radiculopatía lumbar.

Nervio ciático

Cuando un nervio se comprime, se queda hinchado e inflamado, causando dolor a lo largo de su trayecto y, en algunos casos, debilidad muscular y adormecimiento en el área afectada.

Causas del dolor ciático

La causa principal de compresión del nervio ciático y, por tanto, del dolor ciático, es una hernia de disco en la columna lumbar. Otras causas de compresión del nervio ciático son espondilolistesis (deslizamiento de una vértebra sobre otra), traumatismos, tumores o infecciones de la columna lumbar, estenosis (estrechamiento) del canal vertebral donde pasa la médula, osteofitos (pico de loro) o artrosis de columna.

Otra posible causa de dolor del nervio ciático es una condición llamada síndrome piriforme muscular. Este problema surge cuando el músculo piramidal de la pelvis, que se encuentra en la región glútea, sufre un espasmo y provoca la compresión del nervio ciático que pasa debajo de él.

Factores de riesgo para la ciatalgia

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de una ciatalgia son:

Vejez: Los pacientes ancianos presentan mayor riesgo de problemas degenerativos de la columna, siendo mucho más frecuente la ocurrencia de hernias discales, pico de loro o artrosis de columna.

Obesidad: el sobrepeso, especialmente después de largos años, sobrecarga la columna lumbar, provocando la aparición de lesiones o cambios anatómicos en ella (lee: CÓMO ADELGAZAR DE FORMA SALUDABLE).

Trabajo pesado: el tipo de ocupación  también es un factor de riesgo importante para la compresión del nervio ciático. Las personas que trabajan cargando peso, que con frecuencia tienen que hacer fuerza con la espalda o pasar varias horas sentadas o de pie en una misma posición, también tienen una mayor incidencia de ciatalgia.

Sedentarismo: la falta de actividad física y la falta de ejercicio para los músculos de la región lumbar también favorecen la aparición de problemas de columna.

Diabetes mellitus: la diabetes es una enfermedad que por sí sola provoca lesión en los nervios periféricos, con el nervio ciático y sus ramas pudiendo ser uno de los afectados (lee: SÍNTOMAS DE LA DIABETES)

Embarazo: el rápido aumento de peso, los cambios corporales y la acción hormonal, que causa la relajación de los tendones y ligamentos, pueden causar alteraciones anatómicas en la columna lumbar, lo que favorece la compresión del nervio ciático (lee: 20 PRIMEROS SÍNTOMAS DE EMBARAZO).

Síntomas del dolor ciático

Cuando un nervio está comprimido, se queda hinchado e inflamado, causando dolor a lo largo de su trayecto y, en algunos casos, la pérdida de la fuerza muscular y la sensibilidad táctil.

En el caso específico de la compresión del nervio ciático, el síntoma más común es un dolor lumbar que se irradia unilateralmente a los glúteos,  bajando por la parte posterior del muslo y lateral de la pierna y del pie (ve la ilustración de abajo). Es importante destacar que existe un nervio ciático en cada miembro inferior, pero la ciatalgia suele afectar solamente  uno de ellos, haciendo que el dolor surja solamente en una pierna.

La intensidad del dolor varía mucho de un caso a otro. Puede ser leve, causando solamente incomodidad o quemazón ocasional. En casos más graves, sin embargo, el dolor puede ser insoportable, impidiendo que el paciente se quede en pie. Una sensación de descarga eléctrica por el trayecto del nervio también es común.

Dolor ciático
Irradiación del dolor de la ciatalgia

La ciatalgia puede empeorar después de esfuerzo, tos o estornudo. Quedarse sentado por largas horas también suele agravar los síntomas del dolor ciático.

Además del dolor, la compresión del nervio ciático también puede causar adormecimiento, hormigueo o reducción de la fuerza muscular en el miembro afectado. En  casos graves, el paciente puede presentar incontinencia urinaria o fecal.

Diagnóstico de la ciatalgia

En muchos casos, el dolor ciático es típico y no son necesarios exámenes complejos para el diagnóstico. Los exámenes complementarios suelen ser solicitados cuando el dolor es muy intenso y / o cuando no hay mejoría después del tratamiento inicial.

La electroneuromiografía y los estudios de conducción nerviosa pueden ser útiles cuando existen dudas sobre el diagnóstico. Ya las pruebas de imagen, como la resonancia magnética o tomografía computarizada, se usan comúnmente para identificar la causa de la ciatalgia, especialmente si es causada por lesiones como hernia de disco, estrechamiento del canal medular o tumores.

Tratamiento del dolor del nervio ciático

El tratamiento inicial de la ciatalgia es con medicamentos para el control del dolor tales como antiinflamatorios o analgésicos comunes. En muchos casos, el dolor dura unos pocos días y desaparece sin ningún tipo de conducta más agresiva.

En los casos de dolor severo, pueden ser necesarios opioides (derivados de la morfina). El uso de relajantes musculares o benzodiacepinas, como el diazepam, también ayudan a controlar los síntomas. Como el dolor del ciático es un dolor de origen neurológico, los fármacos con antidepresivos o anticonvulsivos pueden ser utilizados para controlar dolores más crónicos.

No es necesario reposo físico. De hecho, las actividades leves, que no sobrecargan la columna,  parecen mejorar más la ciatalgia que quedarse acostado en la cama. Natación y fisioterapia, habitualmente, tienen una buena respuesta. En algunos casos, la acupuntura también da buenos resultados.

Dependiendo de la causa o la gravedad de la ciatalgia, la cirugía para corregir la lesión en la columna lumbar es la única opción para el control definitivo del dolor.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. OkLee mas