La Giardia lamblia, también llamada Giardia intestinalis o Giardia duodenale, es un protozoario que parasita los intestinos de los seres humanos, causando diarrea y dolor abdominal.

La enfermedad causada por la  Giardia lamblia recibe el nombre de giardiasis o giardiosis, y su transmisión ocurre por el contacto con heces de personas infectadas.

En este artículo haremos una breve revisión sobre la giardiasis, abordando sus causas, transmisión, síntomas y tratamiento.

Ciclo de vida de la Giardia lamblia

La Giardia tiene dos formas morfológicas: quistes y trofozoitos.

Los quistes son las formas del parásito liberadas por las heces de pacientes infectados y pueden sobrevivir en el medio ambiente si hay humedad. La transmisión de la Giardia es fecal-oral, es decir, se produce por la ingestión de quistes de Giardia que salen en las heces de los seres humanos y otros mamíferos. Cuanto peores son las condiciones sanitarias de un lugar, mayor será el riesgo de brotes de giardiasis. Voy a hablar específicamente de los medios de transmisión más adelante.

Después de la ingestión del quiste, la Giardia, en el intestino delgado, se convierte en el la forma de trofozoito, convirtiéndose en organismos plagados que miden solamente 15 micrómetros (0,015 mm).

Para una mejor comprensión, podemos decir que los quistes actúan como huevos y los trofozoitos son crías que salen del mismo. Los trofozoitos son la forma capaz de reproducirse, multiplicándose en el intestino delgado del paciente infectado, adhiriéndose a su pared y alimentándose de la comida que pasa.

Cuando el parásito alcanza el intestino grueso, él vuelve a la forma del quiste, ya que es la única manera de sobrevivir en el entorno  después de su eliminación en las heces.

Formas de transmisión de la Giardia

Como ya hemos dicho, la giardiasis se transmite por vía fecal-oral. Cualquier situación en que los quistes de Giardia liberados en las heces alcancen la boca de otras personas, causará la contaminación. Algunos ejemplos:

– Beber o bañarse en aguas contaminadas (Lee: ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR EL AGUA).
– Contaminación de los alimentos por manos mal lavadas. El proceso de cocción elimina los quistes de Giardia; siendo así, este modo de transmisión es más común con alimentos crudos o infectados solamente después de que estén listos.
– Guarderías e instituciones de ancianos donde existe poca preocupación con la higiene.
– Sexo anal.
– Contacto con heces de perros y gatos  infectados.
– Manejo de suelo contaminado y sin posterior limpieza adecuada de las manos.

Síntomas de giardiasis

La mayoría de las personas infectadas por la Giardia lamblia no presentará síntomas. Aquellos que tienen síntomas, los más comunes son:

– Diarrea, generalmente bien líquida pero a veces grasosa, generalmente llamada esteatorrea (Lee: DIARREA – Causas, signos de severidad y tratamiento).
– Cólicos abdominales.
– Malestar.
– Flatulencia.
– Náuseas y vómitos.
– Pérdida de peso.

La fiebre es un síntoma menos común y ocurre en menos del 15% de los casos.

Los síntomas descritos anteriormente tienden a ocurrir en aproximadamente 1 a 2 semanas después de la infección con los quistes de Giardia, durando en promedio de 2 a 4 semanas.

Después de una fase aguda, aproximadamente 2/3 de los pacientes que han tenido síntomas presentan mejora espontánea. Sin embargo, 1/3 desarrollan una infección crónica por Giardia, manteniéndose  infectados y sintomáticos durante largos períodos.

En giardiasis crónica, los síntomas más comunes son:

– Heces pastosas.
– Esteatorrea (heces grasosas con fuerte olor).
– Importante pérdida de peso.
– Cansancio.
– Depresión.

Uno de los principales problemas de la infección por Giardia es el síndrome de mala absorción, caracterizado clínicamente por pérdida de peso y esteatorrea. El paciente con giardiasis presenta dificultad para digerir grasas, carbohidratos y vitaminas. Hasta un 40% de los pacientes desarrollan intolerancia a la lactosa (Lee: INTOLERANCIA A LA LACTOSA – Síntomas y Tratamiento).

Diagnóstico de giardiasis

La infección por Giardia generalmente se diagnostica por el examen parasitológico de las heces. Como el parásito se elimina intermitentemente, la recolección de por lo menos tres muestras de heces aumenta la probabilidad de encontrar quistes.

Tratamiento de la giardiasis

El tratamiento de la infección por la Giardia tiene dos objetivos: eliminar los síntomas en pacientes sintomáticos y detener la eliminación de los quistes por las heces, rompiendo la cadena de transmisión.

El tratamiento puede realizarse con los siguientes fármacos (dosis adulto):

  • Tinidazol (Pletil) 2000 mg en dosis única.
  • Secnidazol (Secnidal) 2000 mg en dosis única.
  • Metronidazol (Flagyl) 500 mg – 2 veces al día  por 5 días.
  • Nitazoxanida (Annita) 500 mg – 2 veces al día durante 3 días.
  • Albendazol (Zolben, Zentel) 400 mg – 1 vez al día  durante 5 días (Lee: ALBENDAZOL – Para que Sirve, Dosis y Efectos Secundarios).
  • Mebendazol (Pantelmin) 300 mg – 3 veces al día durante 5 días.
compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008