El síndrome metabólico, también conocido como síndrome X o síndrome de resistencia a la insulina, no es exactamente una enfermedad, sino más bien un grupo de alteraciones que, cuando se presentan juntas, pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, ACV, diabetes mellitus tipo 2 y varias otras enfermedades.

En este artículo vamos a explicar qué es el síndrome metabólico, cuáles son sus criterios y sus consecuencias para la salud.

Qué es el síndrome metabólico

Como ya se mencionó en la introducción al artículo, el síndrome metabólico no es una enfermedad en sí misma. De hecho, hay incluso quienes cuestionan si él es realmente un síndrome.

Los criterios más actuales dicen que un paciente tiene síndrome metabólico si presenta al menos 3 de las 5 siguientes alteraciones:

– Obesidad central o abdominal, que se define como una circunferencia de cintura mayor que 102 cm en hombres y mayor que 88 cm en mujeres.

– Tasa de triglicéridos en la sangre por encima de 150 mg/dL o necesidad de utilizar medicamentos para mantener la tasa por debajo de este valor (Lee: ¿QUÉ SON Y COMO BAJAR LOS TRIGLICÉRIDOS?).

– Colesterol HDL menor que 40 mg/dL en hombres o menor que 50 mg/dL en mujeres o  necesidad de tomar medicamentos para mantener las tasas por encima de estos valores (Lee: COLESTEROL HDL, COLESTEROL LDL Y TRIGLICÉRIDOS).

– Presión arterial mayor o igual a 130/85 mmHg o necesidad de tomar medicamentos para mantener la presión controlada (Lee: HIPERTENSIÓN ARTERIAL – Síntomas, Causas y Consecuencias).

– Glucosa en ayunas mayor o igual a 100 mg/dL o necesidad de tomar medicamentos para mantener los valores por debajo de este límite (Lee: DIAGNÓSTICO DE LA DIABETES MELLITUS).

Por lo tanto, decimos que un paciente tiene síndrome metabólico cuando posee una acumulación de determinadas alteraciones que son conocidas como factores de riesgo para las enfermedades de origen cardiovascular.

El diagnóstico del síndrome  X es relevante porque la presencia de cada una de estas alteraciones potencia los  daños de las otras. Por ejemplo, tener  hipertensión arterial es un factor de riesgo conocido de enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, cuando un paciente tiene hipertensión arterial, obesidad y glucosa en la sangre por encima de 100 mg/dL, los maleficios de las tres alteraciones son potenciados y el riesgo de enfermedad cardiovascular se eleva más de lo esperado en razón de la simple suma del riesgo individual de cada una de las 3 alteraciones.

El mecanismo por el cual el síndrome metabólico aumenta el riesgo de enfermedades coronarias, diabetes o ACV parece asociarse a un aumento de la resistencia a la insulina y una acción pro-inflamatoria de las células adiposas (células de grasa).

Vamos a hablar de las enfermedades causadas por el síndrome metabólico más adelante.

Factores de riesgo para el síndrome metabólico

El síndrome metabólico es más común en pacientes con las siguientes características:

  • Edad superior a 40 años.
  • Menopausia (en mujeres).
  • Mala alimentación (dieta rica en carbohidratos y grasas saturadas).
  • Tabaquismo.
  • Sobrepeso (IMC por encima de 25 kg/m2) – lee: CALCULA TU PESO IDEAL Y IMC.
  • Estilo de vida sedentaria.
  • Historia familiar de diabetes.

Implicaciones clínicas del Síndrome Metabólico

Los pacientes que cumplen con los criterios para el Síndrome X tienen un alto riesgo de desarrollar varias enfermedades potencialmente severas. Las dos más importantes son la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad coronaria. En el síndrome metabólico el riesgo de desarrollar la diabetes es de 3 a 5 veces mayor que en la población general y de infarte es dos veces más grande.

Pero los riesgos no se limitan a la diabetes o enfermedad coronaria. Los estudios demuestran que los pacientes con criterios para síndrome X tienen un mayor riesgo de desarrollar los siguientes problemas:

Tratamiento del síndrome metabólico

El tratamiento inicial del síndrome metabólico consiste en modificaciones del estilo de vida, incluyendo cambios en la dieta y en los hábitos de ejercicio. Medicamentos pueden ser utilizados cuando la dieta y los ejercicios no son suficientes.

1) Dieta

Los pacientes con síndrome metabólico deben evitar alimentos ricos en carbohidratos (gaseosas, dulces, chocolates o cualquier alimento rico en azúcar) y grasas saturadas (frituras, comidas rápidas y carnes grasosas). Bebidas alcohólicas también deben ser consumidas con poca frecuencia.

Por otro lado, frutas, legumbres y verduras, carnes magras y alimentos ricos en fibras deben tener prioridad en la dieta.

2) Ejercicios físicos

La recomendación de ejercicio mínimo es de 30 minutos al día o 150 minutos a la semana  de actividad física de intensidad moderada, como una rápida caminada. Con el tiempo, con el paciente adquiriendo condición física, el nivel de actividad física debe aumentar.

El objetivo de la dieta y de la actividad física es aumentar la capacidad cardiovascular, reducir el porcentaje de grasa y aumentar la masa muscular, factores que ayudan a tratar la resistencia a la insulina, el exceso de  colesterol y la hipertensión.

3) Medicamentos

Entre los medicamentos que pueden ser utilizados en el tratamiento del síndrome metabólico están las estatinas para el control del colesterol, los antihipertensivos y los hipoglucemiantes como la metformina.

compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008