A finales del siglo XIX y a principio del siglo XX, más concretamente en el año 1900, el médico austriaco Karl Landsteiner observó que cuando juntamos muestras de sangre de personas diferentes dos resultados podrían ocurrir:

  • Las sangres se mezclaban sin ningún problema.
  • Las sangres no se mezclaban, habiendo una intensa reacción que llevaba a la destrucción de hematíes (glóbulos rojos) y la amplia formación de coágulos.

Fue a través de este experimento que surgió el concepto de sangre compatible y sangre incompatible.

Basado en sus experimentos, Landsteiner describió 3 grupos de sangre, que fueron llamados grupo A, grupo B y grupo O, dando lugar a la famosa clasificación ABO de los grupos sanguíneos. Este descubrimiento le valió el Premio Nobel de Medicina en 1930. Dos años más tarde, se identificó un cuarto grupo sanguíneo: el grupo AB, formando así los cuatro grupos  sanguíneos  actualmente utilizados en el sistema ABO.

En 1940, el mismo Karl Landsteiner descubrió la existencia del llamado factor Rh, que era responsable de la incompatibilidad de algunos grupos de sangre, inclusive cuando el sistema ABO era respetado. A partir de este descubrimiento, los individuos fueron clasificados como Rh positivo o Rh negativo, según la existencia o no del factor Rh en sus sangres.

En la actualidad, las transfusiones de sangre usan las clasificaciones ABO y Rh para evitar que la sangre incompatible sea  administrada a un paciente que necesite de  una transfusión. Por lo tanto, son 8 los grupos sanguíneos:

  • A+ (grupo sanguíneo A con factor Rh positivo).
  • B+ (grupo sanguíneo B con factor Rh positivo).
  • AB+ (grupo sanguíneo AB con factor Rh positivo).
  • O+ (grupo sanguíneo O con factor Rh positivo).
  • A- (grupo sanguíneo A con factor Rh negativo).
  • B- (grupo sanguíneo B con factor Rh negativo).
  • AB- (grupo sanguíneo AB con factor Rh negativo).
  • O- (grupo sanguíneo O con factor Rh negativo).

La frecuencia de los grupos ABO cambia según el origen étnico de la persona. Actualmente, la distribución mundial es, aproximadamente, la siguiente:

  • Blancos → 44% son O, 43% son A, 9% son B y 4% son AB.
  • Negros → 49% son O, 27% son A, 20% son B y 4% son AB.
  • Asiáticos → 43% son O, 27% son A, 25% son B y 5% son AB.

Sistema ABO

Nuestra sangre está compuesta por una porción líquida llamada plasma y una parte sólida que contiene células sanguíneas, nombradas hematíes, leucocitos y plaquetas. En promedio, el 55% de la sangre es líquida y el 45% está formado por células.

Los glóbulos rojos contienen algo de proteína en su superficie que se llaman antígenos o aglutinógenos. Son los antígenos que recibieron los nombres A, B, AB y O. La incompatibilidad entre las sangres se presenta cuando existen diferencias entre las proteínas presentes en las superficies de los glóbulos rojos del donante y receptor.

De hecho, solamente hay 2 tipos de antígenos, que son el A y B:

  • Si un individuo tiene los antígenos A en la superficie de sus glóbulos rojos, su sangre se clasifica como grupo A.
  • Si un individuo tiene los antígenos B en la superficie de sus glóbulos rojos, su sangre se clasifica como grupo B.
  • Si un individuo tiene antígenos A y antígenos B en la superficie de sus glóbulos rojos, su sangre se clasifica como grupo AB.
  • Si un individuo no tiene ni el antígeno A y ni el antígeno B en la superficie de sus glóbulos rojos, la sangre se clasifica como grupo O (o grupo cero).

La incompatibilidad sanguínea se produce por la presencia de anticuerpos o aglutininas en la sangre, que sigue la siguiente lógica:

  • Un individuo con glóbulos rojos que presentan los antígenos A en la superficie (grupo sanguíneo A) tiene anticuerpos contra los glóbulos rojos con antígenos B. por lo tanto, cualquier sangre que contiene antígenos B será rechazada.
  • Un individuo con glóbulos rojos que presentan los antígenos B en la superficie (grupo sanguíneo B) tiene anticuerpos contra los glóbulos rojos con antígenos A. por lo tanto, cualquier sangre que contiene antígenos A será rechazada.
  • Un individuo con glóbulos rojos que presentan antígenos A y B en la superficie (grupo sanguíneo AB) no tiene anticuerpos contra glóbulos rojos con antígenos B ni contra glóbulos rojos con antígenos A. Como no hay anticuerpos, todos los grupos de sangre pueden ser transfundidos.
  • Un individuo con glóbulos rojos que no presentan ni  antígenos A ni  antígenos B en la superficie (grupo sanguíneo  O) tiene anticuerpos contra los glóbulos rojos con antígenos A y contra glóbulos rojos con antígenos B. Por lo tanto, cualquier sangre que contiene antígenos A o B será rechazada. Esto significa que esto individuo solamente puede recibir sangre grupo O.

Grupos sanguíneos

Sistema Rh

El sistema Rh sigue la misma lógica del sistema ABO. El antígeno Rh, también llamado antígeno D, puede o no puede estar presente en las membranas de las hematíes. Si está presente, el paciente se clasifica como Rh positivo. Pacientes positivos Rh no tienen anticuerpos contra el antígeno Rh.

Por otro lado, si el paciente no expresar el antígeno Rh en las membranas de los glóbulos rojos, se clasifica como Rh negativo. Pacientes Rh negativos también no tienen anticuerpos contra el antígeno Rh, pero pueden desarrollarlos si se exponen a la sangre Rh+.

Compatibilidad de la  transfusión de sangre

Un paciente no puede recibir un grupo de sangre que tiene anticuerpos contra él. Por ejemplo, un paciente con sangre B no puede recibir sangre de un paciente con sangre A porque sus anticuerpos contra el antígeno A van a destruir los glóbulos rojos transfundidos casi de inmediato.

La siguiente tabla muestra todas las posibilidades de compatibilidad de donantes y receptores de transfusión sanguínea.

Sistema-ABO donar

Genética del sistema ABO

El grupo sanguíneo del individuo es una herencia genética de sus padres. Como se define por un solo gen, es relativamente fácil predecir el grupo de sangre del hijo si sabemos lo de los padres.

Las explicaciones siguientes están orientadas a personas que tienen un mínimo entendimiento de la genética mendeliana, que suele ser enseñada en las clases de biología de la escuela. Si no tienes ningún interés en estas informaciones salta directamente al siguiente tema, en el que vamos a explicar lo que sucede cuando hay una transfusión incompatible.

El gen ABO puede tener 3 tipos de alelos: i, IA o IB. Las combinaciones de estos alelos es que dan lugar a los grupos sanguíneos. El alelo i es recesivo, mientras que los alelos IA o IB son dominantes.

Recordando que todos hemos recibido un alelo del padre y otro de la madre, los grupos sanguíneos están formados por las siguientes combinaciones:

  • Grupo sanguíneo A = i + IA o IA + IA.
  • Grupo sanguíneo B = i + IB o IB + IB.
  • Grupo sanguíneo AB = IA + IB.
  • Grupo sanguíneo O = i + i.

La siguiente tabla muestra los posibles grupos sanguíneos de los niños según los grupos de los padres.

Sistema-ABO padre y madre

En la práctica, no siempre es fácil estimar cual será el grupo de sangre del hijo, porque la gran mayoría de nosotros sabe cuál es nuestro grupo sanguíneo, pero no sabe la composición de los alelos del gen ABO que dieron origen a él. Y como se puede ver en la tabla, una persona del grupo sanguíneo A, que tiene alelos i + IA  tiene posibilidades de tener hijos con grupos diferentes de otra persona también con grupo sanguíneo A, pero con los alelos IA + IA.

Transfusión de sangre incompatible

Las transfusiones de sangre con incompatibilidad ABO suelen causar un cuadro de reacción transfusional hemolítica aguda, que ocurre porque los anticuerpos Anti-A o Anti-B y destruyen casi de inmediato los glóbulos rojos transfundidos. Esta reacción a la transfusión es una emergencia médica, que puede evolucionar para coagulación diseminada intravascular (coagulación de la sangre  dentro de los vasos sanguíneos por todo el cuerpo), shock circulatorio, insuficiencia renal aguda y muerte.

Los síntomas de esta forma de reacción a la transfusión generalmente comienzan durante la transfusión. Fiebre y escalofríos son los primeros síntomas. También puede ocurrir dolor lumbar y orina marrón.

Ya las transfusiones de sangre con incompatibilidad Rh son generalmente más leves. La hemólisis (destrucción de glóbulos rojos) solamente se presenta de 3 a 30 días después y no suele ser tan grave como en la incompatibilidad ABO. Anemia y fiebre suelen ser los síntomas más comunes. Elevación sanguínea de la bilirrubina indirecta es otra señal típica.

El tratamiento de la reacción transfusional hemolítica aguda se hace con la interrupción inmediata de la transfusión y la administración masiva de solución salina intravenosa para evitar que las hematíes hemolizadas obstruyan los túbulos renales. Pacientes que presentan hipotensión o insuficiencia respiratoria deben ser transferidos inmediatamente a una unidad de cuidados intensivos.

compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008