QUISTE DE MAMA – Síntomas, Tratamiento y Riesgo de Cáncer

0

Quiste de mama

El quiste de mama, también llamado quiste mamario o quiste en el seno, es la lesión benigna de la mama más común y puede ser encontrada en mujeres de cualquier edad, a pesar de su pico de incidencia estar entre 35 y 50 años de edad.

Una mujer puede tener uno o varios quistes de mama, que a su vez pueden afectar a uno o ambos senos.

Publicidade - Publicidad

Los quistes son lesiones redondas u ovales, que generalmente son descritas por los pacientes como una uva o un pequeño globo lleno de agua que puede ser palpado en la mama.

En este artículo vamos a explicar lo que es el quiste de mama, como él surge, cuáles son los síntomas y cuáles son las opciones de tratamiento. Vamos a explicar también cuál  es el riesgo del quiste en el seno convertirse en cáncer de mama.

Qué es el quiste de mama

En Medicina, llamamos  quiste a toda colección líquida o semi-líquida que está envuelta por una membrana, formando una especie de bolso o bolsa. El quiste mamario, por lo tanto, es una pequeña colección líquida que se encuentra dentro de la mama.

Hablamos de otros tipos de quistes presentes en nuestros cuerpos en los siguientes artículos:

– QUISTE DE BAKER – Quiste Poplíteo
QUISTE OVÁRICO – Síntomas y Tratamiento
QUISTE RENAL SIMPLE

Quiste de mama

Para comprender cómo el quiste de mama se forma, se hace necesario saber un poco de la anatomía de la mama. Sigue la ilustración para que el texto se quede más fácil de entenderse.

En el sexo femenino, cada una de las mamas contiene cerca de 15 a 25 lobos mamarios, que tienen las glándulas responsables de la producción de leche. Esos lobos de la mama se distribuyen como pétalos de una flor y son circundados por un tejido de sustentación compuesto por grasa y tejido fibroso. Cada lobo mamario drena para un canal llamado conducto lactífero, que se extiende hasta el pezón.

Publicidade - Publicidad

Los quistes mamarios se presentan generalmente por una obstrucción en los conductos lobulares, terminales, que son la porción del conducto lactífero más cerca de los lobos. La obstrucción del conducto produce acumulación de líquido y formación de quiste.

Contrario a lo que el sentido común pueda sugerir, los quistes mamarios no se componen de leche. Su líquido es una mezcla de agua y sales minerales y su coloración es pardo-amarilla, producidos por la propia pared del quiste. La causa probable de los quistes está vinculada a las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual y la vida de la paciente, pero todavía no está aclarado el mecanismo exacto que lleva a su formación

Los quistes mamarios pueden clasificarse según su tamaño:

Microquistes: son quistes mamarios demasiado pequeños, que pueden ser detectados durante las pruebas de imagen, como la mamografía o el ultrasonido, pero son demasiado pequeños para que podamos sentirlo. Son generalmente quistes más pequeños que 0,4 cm de diámetro.
Macroquistes: son quistes mamarios lo suficientemente grandes como para ser palpados y pueden crecer hasta unos 5 centímetros de diámetro. Los macroquistes pueden comprimir el tejido mamario adyacente y causar dolor o malestar.

Síntomas del quiste mamario

El quiste de mama puede presentarse a cualquier edad, pero es más común entre los 35 y 50 años. En este grupo de edad, está presente en alrededor del 40% de las mujeres. Como la mayoría de los quistes es pequeña y asintomática, es probable que esta estimación esté subestimada. Después de la menopausia, los quistes llegan a ser menos comunes.

Los microquistes son demasiado pequeños para causar cualquiera de los síntomas y a menudo pasan inadvertidos

Ya los quistes con diámetros mayores que  0,5 cm pueden identificarse a la palpación de la mama, teniendo un aspecto de nódulo con superficie lisa, suave, redondeada y con bordes bien definidos. La textura del quiste es variable, frecuentemente descrita como similar a una uva o un globo de agua. Sin embargo, en algunos casos, el quiste puede parecerse a una masa dura. Dolor a la palpación del quiste también es común, especialmente si es grande (más de 2,0 cm).

La paciente también puede tener un conjunto de múltiples pequeños quistes (generalmente 0,3 cm), que pueden tener, a la palpación, el aspecto de una masa mal definida.

Por lo tanto, la palpación del(os) quiste (s) por sí solo no es capaz de distinguir de forma 100% segura un quiste benigno, un racimo de quistes, una masa sólida benigna o un tumor maligno. Con este fin, son necesarias pruebas de imagen, tales como ultrasonido o mamografía.

Diagnóstico del quiste en los senos

El ultrasonido es generalmente la prueba de imagen utilizada para identificar los quistes de mama, ya que este método permite la fácil identificación de estructuras llenadas de líquido (es decir, quistes).

Al ultrasonido, los quistes pueden tener las siguientes características:

Quiste mamario simple: un quiste simple está bien circunscrito, tiene paredes delgadas y contenido líquido en su interior.

Quiste complejo: los quistes complejos se definen como masas con paredes gruesas, con septos en su interior y un aspecto heterogéneo, con características mixtas de lesión  líquida y sólida. El quiste complejo es inusual y solamente un 5% de los quistes que se identifican por el ultrasonido tienen esta característica.

Cuando el quiste es lo suficientemente grande para ser palpado, el médico puede lograr en el propio consultorio  una aspiración con aguja fina de la lesión antes de solicitar un examen de imagen.

  • En los casos de quistes simples, la aspiración de su contenido líquido  hace con que la lesión desaparezca. En estos casos, no es necesaria ninguna otra medida.
  • Si la aspiración detectar contenido  sanguinolento o el quiste no desaparecer completamente, el material aspirado debe ser enviado para análisis y hacer un examen de imagen para caracterizar mejor la lesión.
  • Si la aspiración viene seca, lo que sugiere una lesión predominantemente sólida, un examen de imagen, mamografía o resonancia magnética debe ser el próximo s paso.

¿El quiste mamario puede convertirse en cáncer?

Los quistes de mama son, por definición, lesiones benignas. Un quiste mamario simple no es cáncer, no hay riesgo de convertirse en cáncer y no  puede aumentar el riesgo de la paciente tener cáncer en el futuro.

Tumores malignos son lesiones generalmente sólidas. Eventualmente, algunos tumores pueden presentase como un quiste complejo, pero esto es inusual. En la mayoría de los casos, el quiste complejo se compone solamente de pus, coágulos y detritos celulares.

Quistes grandes no se convierten en cáncer, pero su presencia puede dificultar la detección de lesiones malignas mediante  pruebas de imágenes.

Tratamiento del quiste en la mama

Quistes de mama simples asintomáticos no requieren ningún tipo de tratamiento.

Si el quiste es palpable y la paciente está insegura con la lesión, se puede realizar la aspiración con una aguja fina. La recurrencia del quiste es común, hecho que se debe aclarar a la paciente.

Quistes dolorosos o quistes grandes, que obstaculizan la visualización del tejido del pecho en las pruebas de imagen, también pueden ser drenados con una aguja fina.

Publicidade - Publicidad

Este post também está disponível em Portugués

También podría gustarte