ENDOCARDITIS BACTERIANA – Síntomas, Causas y Tratamiento

endocarditis
Endocarditis es el nombre que damos a la inflamación de las estructuras internas del corazón, especialmente de las válvulas del corazón. Si es causada por un agente infeccioso, llamamos endocarditis infecciosa; Si el agente infeccioso es una bacteria, el nombre correcto es endocarditis bacteriana.

La endocarditis se presenta comúnmente cuando una bacteria que está circulando en el torrente sanguíneo si alberga en una de las válvulas del corazón, multiplicándose y formando lo que llamamos vegetación valvular. La vegetación de las válvulas es una maraña de bacterias, glóbulos blancos, glóbulos rojos, fibrinas y detritos celulares, que es capaz de destruir la válvula y evitar el funcionamiento normal del corazón.

En este texto vamos a abordar las causas, los síntomas y el tratamiento de la endocarditis infecciosa.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

Severidad de la endocarditis bacteriana

Si no se reconoce y no se trata a tiempo, la endocarditis infecciosa generalmente destruye la válvula del corazón afectada, llevando el paciente a un cuadro de insuficiencia cardíaca aguda y severa (Lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas y Síntomas). El corazón no puede funcionar correctamente si una de sus válvulas está destruida.

Sin embargo, aparte de la insuficiencia cardíaca, que puede llevar el paciente a la muerte, la endocarditis también puede provocar otras complicaciones serias, tales como:

– ACV, embolia pulmonar o isquemia de los miembros: coágulos de sangre mezclados con vegetaciones pueden aflojarse de la válvula y viajar hasta  los pulmones, cerebro o cualquier otra región del cuerpo, causando trombosis a la distancia  (Lee: EMBOLIA PULMONAR – Síntomas y Tratamiento y ACV- ICTUS CEREBRAL – Causas y Síntomas). Estos trozos de vegetación que se desprenden se llaman émbolo séptico.

– Glomerulonefritis o infarto renal: en los riñones, además del infarto de riñón por embolización de la vegetación, la endocarditis infecciosa también puede llevar a un cuadro de glomerulonefritis, que puede evolucionar con insuficiencia renal aguda y necesidad de diálisis.

Endocarditis

Por lo tanto, ya sabemos la potencial gravedad de la endocarditis, y no es  de extrañarse que esta infección tenga una mortalidad próxima del 30% (casi uno de cada tres pacientes con infección de las válvulas cardíacas evoluciona para la muerte).

Las endocarditis infecciosas causadas por la bacteria  Staphylococcus aureus son más graves y más severas, mientras que las endocarditis causadas por la familia de las bacterias Streptococcus y Enterococos son más subagudas (cuadro más arrastrado) y tienen menor tasa de mortalidad.

¿Cómo se presenta la endocarditis?

Nuestra sangre es normalmente estéril, es decir, no contiene gérmenes circulantes. Cuando las bacterias alcanzan el torrente sanguíneo, decimos que el paciente presenta una  bacteriemia.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

La bacteriemia es un evento esencial para la aparición de endocarditis. Esta es una de las razones por qué uno no debe retrasar el tratamiento de infecciones sean ellas dentales, en la piel o en cualquier otro punto del cuerpo. Mientras más tiempo exista una infección, mayor será el riesgo de estos gérmenes alcanzaren el torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, las bacterias pueden moverse a cualquier punto del cuerpo, incluyendo las válvulas del corazón.

La bacteriemia es un factor necesario para la endocarditis. Sin embargo, no todas las bacterias que circulan en la sangre se alojan en el corazón. Otros factores colaboran al riesgo de adhesión de los agentes infecciosos a las válvulas del corazón. Ellos son:

a) Administración de drogas intravenosas

En los hospitales toda administración de sustancias por vía intravenosa (IV) se hace siguiendo los estándares estrictos de higiene exactamente para evitar que las bacterias se lancen  directamente en el torrente sanguíneo.

Este cuidado raramente ocurre en usuarios de drogas intravenosas, como cocaína y la heroína. Además de baja higiene en el momento de la administración, estas sustancias no son estériles. El resultado final es la administración de grandes cantidades de bacterias directamente en el torrente sanguíneo. Cuanto mayor sea el número de circulación de bacterias, mayor será el riesgo de endocarditis.

Por lo general, la endocarditis en usuarios de drogas IV es causada por la bacteria Staphylococcus aureus.

b) Enfermedad valvular previa

Pacientes con lesiones de las válvulas del corazón, sean  adquiridas o congénitas (de nacimiento), también son un grupo de alto riesgo.

En general, los pacientes con lesiones de las válvulas del corazón causadas por cuadro anterior de  fiebre reumática son los que tienen mayor riesgo. Sin embargo, otras alteraciones en las válvulas, como estenosis valvular aórtica o mitral, defectos congénitos, tales como tetralogía de Fallot, coartación aórtica o defectos septales también son factores de riesgo importantes.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

Inclusive el prolapso de la válvula mitral, si acompañado de insuficiencia mitral, puede ser un factor de riesgo para la endocarditis (Lee: PROLAPSO DE LA VÁLVULA MITRAL).

c) Válvulas cardíacas artificiales

Todo paciente con una válvula cardíaca artificial está bajo mayor riesgo de desarrollar endocarditis. Las bacterias tienen una mayor facilidad en adherir a los productos artificiales que las válvulas nativas. El riesgo es considerablemente mayor en el primer año tras el intercambio de las válvulas.

d) Endocarditis de Libman-Sacks

La endocarditis de Libman-Sacks es un tipo raro de endocarditis,  de origen no infectiva, es decir, que no es causada por ningún germen, que se presenta en pacientes con una enfermedad llamada lupus eritematoso sistémico (Lee: LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO – Síntomas y Tratamiento).

Síntomas de la endocarditis bacteriana

El cuadro clínico de la endocarditis bacteriana es muy variable, y el paciente presenta  desde sepsis grave e  insuficiencia cardíaca aguda, hasta cuadros más duraderos de fiebre de origen inexplicable, como en los casos de endocarditis subagudas.

Los síntomas más comunes de endocarditis son fiebre y escalofríos. En la endocarditis subaguda, otros síntomas inespecíficos son comunes tales como falta de aliento, cansancio, pérdida de apetito, dolores en el cuerpo, sudores nocturnos, etc.

En los cuadros severos de endocarditis aguda, la fiebre y los escalofríos son intensos y el paciente evoluciona rápidamente con signos de insuficiencia cardíaca, con intensa dificultad para respirar, incapacidad de quedarse acostado y edemas en las piernas.

La historia clínica que nos ayuda a identificar los factores de riesgo asociados a un cuadro sin causa aparente, escalofríos, caída del estado general, aparición de soplo cardíaco y signos de embolización periférica, tienden a sugerir la diagnosis de la endocarditis.

Diagnóstico de la endocarditis bacteriana

El diagnóstico generalmente se confirma por ecocardiograma, que es una prueba capaz de identificar la presencia de vegetaciones en una de las válvulas del corazón. El ecocardiograma  habitual, llamado transtorácico, puede ser utilizado inicialmente, pero no es el mejor método para el diagnóstico de endocarditis. Algunas vegetaciones más pequeñas pueden pasar desapercibidas en esta forma. La prueba más adecuada es la ecocardiografía transesofágica, que se realiza endoscópicamente. Esta es la modalidad  de ecocardiograma  que cuenta con las mejores imágenes de las válvulas del corazón.

El tipo de bacteria que está causando la endocarditis se diagnostica a través del cultivo de la sangre, que es un examen de sangre que identifica la presencia de bacterias circulantes en el torrente sanguíneo.

Tratamiento de la endocarditis

El tratamiento de la endocarditis se hace obligatorio con antibióticos por vía intravenosa, que deben ser administrados durante al menos cuatro semanas. La elección del antibiótico adecuado depende del tipo de bacteria que se encuentra en las válvulas.

En los casos más graves, cuando hay destrucción de la válvula del corazón por una infección, una cirugía de cambio de válvula se hace necesaria, con la implantación de una válvula artificial.

Profilaxis de la endocarditis

En individuos con alto riesgo de desarrollar endocarditis, como se explicó anteriormente, se indica el uso profiláctico de antibióticos antes de procedimientos que puedan predisponer a bacteriemias.

En general, se indica una dosis única de 2 gramos de amoxicilina o 500 mg de azitromicina 1 hora antes de procedimientos dentales o respiratorios.

Según el más reciente guideline de la American Heart Association, actualizado en 2007, solamente los siguientes pacientes deben hacer profilaxis:

– Pacientes con válvulas artificiales.
– Pacientes con historia previa de endocarditis.
– Enfermedad valvular en trasplantados cardíacos
– Pacientes con enfermedades cardíacas congénitas.

No todos los factores de riesgo son lo suficientemente severos como para indicar profilaxis. Prolapso de válvula mitral, inclusive con signos de regurgitación y lesiones simples de las válvulas, como estenosis y regurgitaciones, por ejemplo, no son indicaciones para el uso de antibiótico profiláctico.

¿Cuáles son los procedimientos de riesgo?

– Procedimientos dentales con manipulación de las encías, mucosa oral o región periapical de los dientes.
– Procedimientos respiratorios que involucren incisión o biopsia, tales como broncoscopia  con biopsia, extirpación de las amígdalas o adenoides.
– Procedimientos gástricos y urinarios,  como endoscopia, colonoscopia, colocación de catéteres dobles J, biopsia o cirugía de próstata no son procedimientos de riesgo para endocarditis.

¿El sexo anal  es un factor de riesgo para endocarditis?

No, el sexo anal no causa endocarditis. Este es sólo uno de los muchos mitos que son transmitidos por Internet. No hay ningún estudio científico que ha demostrado alguna relación directa entre cualquier tipo de sexo y la endocarditis.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD