RIESGOS Y BENEFICIOS DEL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

Cigarrillo electrónico
El cigarrillo electrónico, también llamado e-cigarrillo, es un dispositivo impulsado por una  batería que simula la experiencia de un cigarrillo común, probablemente con menos riesgo para la salud porque contiene solamente vapor de nicotina sin alquitrán y cientos de otras sustancias nocivas.

Los cigarrillos electrónicos han ganado popularidad en los últimos años, especialmente entre la población más joven y los fumadores que desean una forma menos perjudicial de consumir nicotina. Incluso en países donde el cigarrillo electrónico tiene su comercialización prohibida, el producto ha generado muchísima curiosidad y ganó muchos adeptos, que adquieran el dispositivo a través de Internet o en viajes a países que permiten su venta tales como Estados Unidos, Francia, Italia o Portugal.

En este artículo vamos a proporcionar un resumen del cigarrillo electrónico, incluyendo información sobre los diferentes tipos de dispositivos, efectos adversos para la salud, utilización como  tratamiento para dejar de fumar e impacto en la salud pública.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

Si estás buscando información sobre los daños  del cigarrillo común, no dejes de leer también: CÓMO DEJAR DE FUMAR Y ENFERMEDADES DEL CIGARRILLO.

Qué es un cigarrillo electrónico

Los cigarrillos electrónicos entraron al mercado en 2003, en China. En 2006, llegaron a los Estados Unidos y Europa. En la mayoría de los países,  los e-cigarrillos entran al mercado como productos comunes, sin regulación del gobierno. Solamente en los últimos años, con la popularidad del producto, es que los órganos estatales de control de varios países empezaron a poner más atención al cigarrillo electrónico.

e-cigarrillo

Inicialmente, los cigarrillos electrónicos fueron producidos por pequeñas empresas, pero ya hace algunos años, con el ojo puesto en el rápido crecimiento de estos productos, las grandes tabacaleras han adquirido y comenzaron a desarrollar esta forma de cigarrillo.

Los cigarrillos electrónicos consisten en:

  • Un reservorio que contiene un líquido, generalmente rico en nicotina.
  • Un atomizador, que es el dispositivo encargado de calentar el líquido y generar el vapor.
  • Un sensor que activa el atomizador cada vez que el usuario realiza una inhalación (algunos funcionan  a través de un botón).
  • Una batería.
  • Un cargador de baterías

El usuario activa el atomizador a través de inhalación o pulsando un botón, dependiendo de las características del dispositivo. El atomizador calienta el líquido en el depósito y crea un vapor de humo, que se parece, pero no es lo mismo que el humo de los cigarrillos. El cigarrillo electrónico, por lo tanto, simula la experiencia de fumar un cigarrillo, pero no hay combustión y ni la inhalación de todas las sustancias tóxicas presentes en el tabaco.

Los primeros e-cigarrillos fueron diseñados para tener un diseño muy parecido con los cigarrillos convencionales, tanto en formato como en tamaño. Existieron también versiones desechables, que no podían ser recargadas. El paciente fumaba y desechaba el cigarrillo electrónico cuando acababa su contenido.

Con el paso de los años, la tecnología detrás del cigarrillo electrónico ha evolucionado. Actualmente, la mayoría de cigarrillos electrónicos tiene un aspecto más similar a una pluma grande. Poseen baterías de larga duración que pueden ser recargadas, depósitos líquidos que pueden ser reemplazados, reguladores para controlar la cantidad de vapor y la temperatura del atomizador, luz LED y una amplia variedad de opciones en lo referente a colores y apariencia del e-cigarrillo, como se puede ver en la imagen más abajo.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

¿Qué sustancias hay en el líquido de e-cigarrillo?

A diferencia de los cigarrillos convencionales, que queman tabaco para generar humo, los cigarrillos electrónicos vaporizar un líquido, que algunos llaman e-líquido. Este e-líquido se compra por separado en frascos pequeños (llamados recargas), ya existiendo en el mercado  más de 7000 variaciones de sabores.

La mayoría de los líquidos para la venta consiste en nicotina (también hay e-líquidos sin nicotina), glicol de propileno (glicerol) y aromas. Sin embargo, una amplia variedad de otras sustancias ya han sido identificadas, como estaño, plomo, níquel, cromo, nitrosaminas y compuestos fenólicos, algunos de ellos tienen potencial carcinógeno, como  vamos a ver más adelante cuando examinemos los daños de los e-cigarrillos.

Varias opciones del cigarrillo electrónico
Varias opciones del cigarrillo electrónico

El contenido de nicotina en el e-líquido generalmente varía de cero a 36 mg/mL. Las concentraciones más comunes son las de 6 mg/mL, 12 mg/mL, 18 mg/mL o 24 mg/mL.

Sin embargo, estudios han demostrado que el nivel de  nicotina certificada por los fabricantes no es siempre  confiable y es, a menudo, mayor que el indicado en la etiqueta. Inclusive hay e-líquidos que dicen ser libres de  nicotina, pero cuando analizados presentaron nicotina en su contenido.

Daños a la salud

Si por un lado parece ser cierto que el cigarrillo electrónico es menos dañino que los cigarrillos convencionales, también es cierto que no son, de ninguna forma,  productos exentos de riesgos para la salud.

Por ser un producto relativamente nuevo y que solamente recientemente pasó a recibir atención de agencias gubernamentales, todavía no hay grandes estudios científicos sobre los efectos del uso prolongado del e-cigarrillo. Aunque teóricamente sean más seguros que los cigarrillos normales, no hay ninguna evidencia científica que apoye esta supuesta seguridad. Esta es la razón por la cual países como Brasil, Argentina, Austria, Canadá y Colombia no permiten su comercialización. Otros, como Australia, Dinamarca, Bélgica solamente permiten la venta de cigarrillos electrónicos sin nicotina.

Pero preocupaciones con el cigarrillo electrónico no sólo están relacionadas con la falta de estudios a largo plazo. Se sabe que algunas de las sustancias presentes en el  e-líquido son perjudiciales.

Nicotina

La nicotina, por ejemplo, es una sustancia, que, además de altamente adictiva, también causa daños a la salud. Personas que fuman cigarrillos electrónicos pueden inhalar cantidades de nicotina como las inhaladas en cigarrillos comunes.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD

La nicotina está relacionada, entre otros efectos, a un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, retraso en el desarrollo fetal, riesgo mayor de aborto espontáneo, nacimiento prematuro y mayor riesgo de cambios en el desarrollo del cerebro de jóvenes y adolescentes.

El consumo  agudo de altas dosis de nicotina tiene el potencial de causar intoxicación provocando síntomas que van desde náuseas y vómitos, hasta convulsiones y depresión respiratoria, en los casos más graves. Esto es particularmente cierto en los niños, cuyo umbral de intoxicación por nicotina es mucho menor que en adultos. Ya hay casos de niños que murieron por envenenamiento después de usar e-cigarrillos de sus padres. Solamente para dar una idea del riesgo, la dosis de nicotina considerada potencialmente fatal para un niño es de 10 mg. Una recarga de  5 mL de e-líquido en  concentración de 18 mg/dL tiene 90 mg de nicotina, 9 veces más que la dosis potencialmente fatal.

Como muchos cigarrillos electrónicos son activados por la respiración, es muy fácil para un niño, tratando de imitar a sus padres,  fumar un cigarrillo electrónico. Esta es una de las razones por que algunos países están exigiendo que cigarrillos electrónicos vengan con algún tipo de sello de seguridad contra uso accidental por los niños.

Sustancias carcinogénicas

Como ya se mencionó anteriormente, varias de las sustancias carcinógenas de los cigarrillos convencionales pueden encontrarse en algunas marcas de e-cigarrillos.

Pruebas de laboratorio realizadas en 2009 por la FDA identificaron productos químicos cancerígenos y tóxicos, incluyendo ingredientes utilizados como anticongelante, en 20 marcas de e-cigarrillos, siendo 2 de ellas las líderes de ventas en el mercado.

Un estudio de 2014 descubrió que el aerosol producido a partir de los cigarrillos electrónicos con mayor potencia del atomizador contenía grandes cantidades de formaldehído y acetaldehído, que son agentes con potencial para causar cáncer.

Otras sustancias peligrosas

Los sabores artificiales de los cigarrillos electrónicos son también una fuente de preocupación, no sólo porque sirven para atraer el público más joven, sino porque ellos mismos pueden ser perjudiciales. Fabricantes de e-cigarrillos dicen que los aromas artificiales son seguros, porque son los mismos utilizados en los alimentos procesados. Sin embargo, el problema es que la seguridad de estos aromas solamente fue estudiada  en relación con la ingesta. No sabemos si la vaporización y la inhalación de estos productos son seguras.

Además, algunas marcas de cigarrillos electrónicos utilizan el diacetilo, que es un producto químico con sabor a mantequilla, frecuentemente presente en las palomitas de microondas, que están asociados con una lesión pulmonar grave e irreversible, comúnmente conocida como “pulmón de las palomitas de maíz” o “enfermedad de las palomitas de microondas.

Estudios en animales y en laboratorios sugieren que inclusive sin nicotina los cigarrillos electrónicos pueden dañar los pulmones. Estos trabajos demostraron que el vapor inhalado irrita las células y altera el correcto funcionamiento de los tejidos y las pestañas del tejido del árbol respiratorio.

Cigarrillo electrónico como tratamiento para dejar de fumar

Como el cigarrillo común es uno de los productos de libre comercialización ya creados, es natural que, aunque con todos los problemas, los cigarrillos electrónicos puedan ser menos perjudiciales para la salud.

Algunas de las ventajas de cigarrillos electrónicos en comparación con los cigarrillos tradicionales son:

  • Exposición a sustancias químicas menos tóxicas, aunque hay sustancias tóxicas en el  e-cigarrillo.
  • No deja  los dientes amarillos.
  • No causa mal olor.
  • Es menos contaminante.
  • Es más barato.
  • El humo pasivo parece ser menos tóxico
  • Parece haber  un menor riesgo de enfermedad pulmonar, aunque existen riesgos.

Aunque existan algunas ventajas, por todo lo que ha sido expuesto hasta aquí, la gran mayoría de los médicos y asociaciones médicas no recomienda el cigarrillo electrónico como forma de tratamiento para el  tabaquismo por cuenta de 4 problemas:

1- Aparentemente, los cigarrillos electrónicos no son productos libres de tóxicos. Existen opciones más seguras y con mayor embasamiento científico, como drogas y goma de mascar o parches de nicotina.

2- Personas que usan e-cigarrillo disminuyen el consumo de los cigarrillos tradicionales, pero un estudio de 2013 mostró que un 77% de los usuarios del cigarrillo electrónico continúan fumando cigarrillos. En muchos casos, no se reduce el consumo de nicotina y el paciente sigue tan adictivo como antes.

3- No hay ningún conocimiento científico apropiado sobre este producto. No sabemos si a largo plazo es realmente más seguro que los cigarrillos convencionales.

4- Fomentar el uso del cigarrillo electrónico puede, después de años de caída consistente, debido a las campañas antitabaquismo, provocar un aumento en el número de personas adictas a la nicotina. La falsa sensación de seguridad puede hacer con que el número de fumadores vuelva a crecer. Hay estudios que demuestran que los ex-fumadores que habían dejado completamente de fumar cigarrillo, volvieron a fumar, ahora los cigarrillos electrónicos.

Desde el punto de vista de la salud pública, la popularización del cigarrillo electrónico puede significar un paso hacia atrás en el control del tabaco. Ya existen personas que quieren fumar el e-cigarrillo en sitios cerrados porque piensan que el humo pasivo de este tipo de cigarrillo es seguro.

PUBLICIDADE - PUBLICIDAD