Clamidia

La clamidia es la enfermedad de transmisión sexual más común del mundo. El paciente infectado por clamidia suele no desarrollar síntomas; pero, cuando lo hace, el cuadro clínico es muy parecido con el de la gonorrea, de manera que resulta imposible distinguirlas apenas por los síntomas (lea: GONORREA | Síntomas y tratamiento).

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos sobre la clamidia:

  • Qué es la clamidia.
  • Síntomas de la clamidia.
  • Complicaciones de la clamidia.
  • Linfogranuloma venéreo.
  • Diagnóstico de la clamidia.
  • Tratamiento de la clamidia.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis. No todas las personas contaminadas con clamidia presentan síntomas, de manera que la infección puede pasar desapercibida por muchos años. Los pacientes con clamidia asintomática se tornan fuentes de contaminación permanentes, motivo por el cual la clamidia es la ETS más común del mundo. Quien transmite clamidia puede no saber que está contaminado y quien se contaminó puede que no sepa quién lo contaminó.

Se estima que el 5% de la población adulta y el 10% de la población adolescente sexualmente activa están contaminados con Chlamydia trachomatis. La infección por clamidia es más común en jóvenes, personas que han tenido muchas parejas en los últimos años o personas que no suelen usar condón durante las relaciones sexuales.

La clamidia puede ser transmitida de dos maneras: por la vía sexual (anal, vaginal u oral) o de madre a hijo, durante el paso del bebé por el canal vaginal a la hora del parto.

Así como en el caso de la gonorrea, en los adultos y adolescentes la transmisión es exclusivamente por vía sexual. No se adquiere clamidia en baños o piscinas públicas.

Síntomas de la clamidia

Como ya se dijo, la mayoría de los pacientes que se contaminan con clamidia no presentan señales de la enfermedad. En las mujeres apenas el 10% desarrollan síntomas; en los hombres, el número es un poco mayor, alrededor del 30%. Ahora bien, es importante destacar que, incluso sin síntomas, el paciente contaminado es capaz de transmitir la enfermedad a sus parejas.

En los pacientes que desarrollan síntomas, los mismos suelen surgir entre 1-3 semanas después de la contaminación.

En las mujeres, los principales síntomas de la clamidia son:

– Corrimiento vaginal.
– Sangrado vaginal.
– Dolor abdominal.
– Dolor durante el sexo.
– Ardor o dolor al orinar.

En los hombres, los síntomas más comunes de clamidia incluyen:

– Ardor o dolor al orinar.
– Salida de corrimiento purulento por la uretra.
– Hinchazón del saco escrotal.
– Dolor en los testículos (lea: DOLOR EN EL TESTÍCULO).
– Proctitis (inflamación del ano que ocurre en hombres homosexuales pasivos).

La faringitis por clamidia es un cuadro poco común, pero puede surgir si la vía de transmisión fuese el sexo oral (lea: DOLOR DE GARGANTA – Síntomas e Tratamiento).

Complicaciones de la clamidia

Las complicaciones de la infección por Chlamydia trachomatis suelen ocurrir en los pacientes con pocos o ningún síntoma, que por eso mismo acaban por no buscar tratamiento médico.

La principal complicación de la infección por clamidia en las mujeres es la progresión de la bacteria en dirección al útero, trompas y ovarios, provocando una grave infección conocida como enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Cerca de 10% – 15% de las mujeres infectadas con la Chlamydia trachomatis desarrollan EIP.

La infertilidad también es una complicación común de la clamidia no tratada y ocurre por lesión de las trompas y/o del útero por infección prolongada.

Las mujeres con infección por clamidia (especialmente la causada por serotipo G) presentan seis veces más riesgos de desarrollar cáncer de cuello uterino.

En las embarazadas, las infecciones por clamidia pueden llevar al parto prematuro. Los bebés que nacen de madres infectadas pueden infectarse y desarrollar complicaciones precoces. La clamidia es una de las principales causas de neumonía y conjuntivitis en recién nacidos.

En los hombres, la complicación más común es la prostatitis, infección de la próstata. La infección del epidídimo, localizados arriba de los testículos, también puede ocurrir.

Linfogranuloma venéreo

Existen algunos serotipos de la clamidia, llamados de L1, L2 y L3, que son capaces de presentar una enfermedad llamada linfogranuloma venéreo, un cuadro diferente de la infección clásica de la clamidia.

En el linfogranuloma venéreo, la infección inicial se caracteriza por un pequeño nódulo que se rompe y forma una úlcera genital. Dos a seis semanas más tarde, la infección se extiende hacia los nódulos linfáticos regionales, es decir, hacia los ganglios de la ingle. El paciente presenta uno o más ganglios inflamados y aumentados, llamados bubones. Estos bubones pueden romperse, drenando gran cantidad de pus.

Diagnóstico de la clamidia

Clamidia
Examen para identificar la clamidia

El examen para identificar la clamidia se realiza a través de la orina o por muestra de material recogido con hisopo en la vagina, cuello uterino o en la uretra. Los resultados están generalmente disponibles en un plazo de 24-48 horas.

Tratamiento de la clamidia

El tratamiento de la clamidia es simple, y se realiza por medio de la administración de antibióticos. La Azitromicina en dosis única de 1g es el antibiótico más prescrito. El paciente infectado debe quedar por al menos 7 días sin actividad sexual después del inicio del tratamiento.

Una alternativa a la Azitromicina es la Doxiciclina por 7 días. En los pacientes con linfogranuloma venéreo o infección anal por clamidia, el régimen con Doxiciclina es el más indicado.

Como el cuadro clínico de la clamidia puede ser muy parecido con el de la gonorrea, es común que el médico prescriba un tratamiento que actúe sobre las dos bacterias. Generalmente, se asocia Ceftriaxona con la Azitromicina.

Todos las parejas del paciente infectado deberán de realizarse exámenes y, de ser necesario, realizar un tratamiento contra la clamidia, incluso sin presentar síntomas.

Es posible contaminarse con la Chlamydia trachomatis por más de una vez. El hecho de haber tenido una infección por clamidia anteriormente no confiere inmunidad.

compartir
Médico especialista en Medicina Interna y Nefrología. Títulos reconocidos por el Colegio de Nefrología Portugués y la Sociedad Brasileña de Nefrología. Editor jefe del sitio web MD.Saúde desde 2008